Luz Rasante

A propósito de La Madonna del ruiseñor

Escrito por Iván el Miércoles, 29 de octubre del 2008 a las 21:22

La Madonna del ruiseñor. Rafael. Antes durante y después de su restauración. Foto www.elpais.es

Estos días se han hecho públicos los resultados de la larga restauración del cuadro  la Madonna del ruiseñor que Rafael pintó a los 23 años. El cuadro aparece ahora espléndido, tras la eliminación de las capas de barniz oxidado que amarilleaba los vivos colores con los que estaba pintado.

Aunque la noticia la recogen multitud de medios, casi todos se limitan a repetir la misma información -que es más bien escasa- y es imposible, por ejemplo, saber qué tratamiento se realizó en el soporte, cómo se realizó la limpieza o qué tipo de reintegración cromática se ha elegido para completar las lagunas existentes.

Además, la mayoría de los artículos recurren a una serie de tópicos, algunos erróneos, sobre el trabajo de los restauradores.

Si tomamos como referencia el artículo publicado en la edición digital del periódico El País podremos encontrar bastantes incorrecciones: los restauradores no han eliminado “una capa marrón de polvo” sino una capa de barnices oxidados, que eran transparentes cuando se aplicaron y se han vuelto amarillos con el paso del tiempo. También se apunta que el empleo de “rayos infrarrojos han permitido ver aún los clavos” empleados para reparar el cuadro. Para poder ver esos clavos es necesario recurrir a los rayos X (radiografía), ya que la reflectografía infrarroja no atraviesa más que delgadas capas de pintura y sirve principalmente para mostrar dibujos subyacentes.

Puedo comprender estos errores, pero me parece más preocupante la obsesión por remarcar los aspectos científicos de la restauración, se habla del empleo de “rayos X, escáneres TAC, reflectografías de rayos infrarrojos, lásers y microscopios para el laborioso proceso” . Todas estas técnicas científicas, utilizadas principalmente en las fases de estudios previos, son de gran ayuda para el restaurador y constituyen uno de los grandes logros de la restauración actual, pero creo que su importancia a la hora de la realización de una buena restauración se está sobredimensionando.

Ni los talleres de restauración son como los laboratorios del C.S.I. ni, como afirma el titular de la noticia, se ha recurrido a una tecnología punta para la restauración. Al final el barniz se ha retirado manualmente a punta de bisturí y la reintegración se ha realizado gracias a la buena mano, y al buen criterio de los restauradores. 

Podéis ver como ha sido el proceso de restauración en este video.

Comentarios (60)

Categoria: Actualidad,Pintura,Restauración

Filacterias. La violación de Lucrecia

Escrito por Iván el Lunes, 27 de octubre del 2008 a las 19:26

Las horas colgadas. José Hernández. Foto:www.jose-hernandez.com

“Es la gloria del Tiempo calmar enemistades,
revelar falsedades y a la verdad dar brillo,
dar el sello del tiempo a las cosas más viejas,
ser celador de día y de noche guardián,
maltratar al injusto hasta que entre en razón,
arruinar los palacios reales con sus horas
y cubrir con su polvo las torres más doradas.

Llenar los monumentos de carcoma y de ruina
alimentar olvidos con todos los ocasos
borrar antiguos textos y variar su lectura,
desplumar a los cuervos de sus alas más viejas
secar al viejo roble y nutrir sus raíces
llenar de orín el hierro forjado más antiguo
y hacer girar la rueda de la veloz Fortuna.

Mostrar a las abuelas las hijas de sus hijas,
hacer del niño un hombre y hacer del hombre un niño
matar al fiero tigre que vive de la muerte
domar al unicornio y al salvaje león,
mofarse del astuto y dejarlo timado
gozar al labrador con la buena cosecha
y destruir las piedras con la lluvia más fina.”

William Shakespeare. La violación de Lucrecia.

Comentarios (1.925)

Categoria: Filacterias,Restauración

El Pórtico de la Gloria, 820 años después

Escrito por Iván el Miércoles, 22 de octubre del 2008 a las 19:06

Andamio en el Pórtico de la Gloria. Foto: O Pórtico da Gloria

820 años después de que el Maestro Mateo finalizara su obra cumbre, el Pórtico de la Gloria, en la catedral de Santiago de Compostela, este será sometido a una restauración en profundidad.

En la actualidad el Pórtico ya se encuentra oculto tras un andamio, aunque la restauración no ha comenzado, el arco está siendo objeto de un amplio proceso de estudios previos, que en una primera fase contó con la realización de un escaneado completo de alta resolución y que seguirá ahora con otras actuaciones.

La Fundación Pedro Barrié de la Maza financia con tres millones de euros el programa Catedral de conservación preventiva y restauración del Pórtico de la Gloria y su entorno además también se contempla la restauración del conjunto mural de la Capilla Mayor.

Ni que decir tiene que el Pórtico de la Gloria es un referente único dentro de la escultura románica y de todas las épocas. Su capacidad para generar información es enorme,  ahora con motivo de su restauración podemos estar al tanto de las novedades que van surgiendo a través del  interesante blog O Pórtico da Gloria. En el se recopilan las noticias que aparecen en prensa sobre la restauración y todos los temas que giran en torno a ella.  

Comentarios (305)

Categoria: Actualidad,Escultura,Restauración

Conservación y restauración

Escrito por Iván el Martes, 21 de octubre del 2008 a las 21:01

conservación y restauración. www.luzrasante.com

La mayoría de las veces que utilizamos la palabra restauración, suele ir acompañada por otra relacionada con ella de forma directa: conservación.

Aunque el empleo del tándem conservación-restauración es muy recurrente, no se trata de lo mismo, y no está de más intentar aclarar, en la medida de lo posible, qué es cada una de ellas (ya que no siempre se diferencian de manera adecuada).

Solemos denominar tratamientos de conservación a los trabajos que se realizan sobre una pieza con el objetivo de evitar el proceso de deterioro que sufre la obra, atajar las causas que provocan ese mal estado y lograr su estabilidad física. Por eso, en principio, un proceso de conservación no debe de repercutir de manera directa en el aspecto estético de la obra

Se encuentran dentro del campo de la conservación trabajos como la desinsección de una madera atacada por carcoma, la consolidación de una pieza debilitada, el entelado de un lienzo o la readhesión de una policromía desprendida. La conservación por lo tanto se ocupa de la materia de la que están compuestos los objetos (en nuestro caso obras de arte o bienes culturales) y no debe de modificar su aspecto.

Los tratamientos de restauración, sin embargo, comprenden una serie de procesos encaminados a hacer mejor la comprensión de un bien cultural, son un conjunto de intervenciones que inciden directamente sobre aspectos estéticos de la obra.

La restauración por lo tanto tiene  una alta carga crítica y teórica, ya que se encarga de la imagen de los objetos, de recuperar un estado previo de estos y por lo tanto, cambiará su aspecto. Son tratamientos de restauración la limpieza de suciedad, la eliminación barnices oxidados o repintes, o la reintegración cromática.

Partiendo de estas premisas nos daremos cuenta enseguida de que hay ciertas operaciones que, aunque pertenecen al campo de la conservación, modifican el aspecto de la obra (esto sucede con los entelado o con las adhesiones de película pictórica), y otras que en principio son restauración, como la eliminación de un barniz, que pueden ser decisivas para la correcta conservación de la obra.

Parece por lo tanto que podríamos decir que “es el propósito de la intervención el que sitúa a esta del lado de la conservación o de la restauración, y no el tipo de operación que se realiza en cada caso” tal y como afirma Barbero Encinas en su libro La memoria de las imágenes.

Resumiendo, y simplificando el asunto hasta el límite: la conservación se ocupa de la materia, y la restauración de la imagen.

Llegados a este punto, y no se si me estoy metiendo en un charco, un buen conservador-restaurador debe de dominar ambos procesos, pero los realmente importantes, los que definen nuestro oficio son los procesos restaurativos. Las tareas de conservación las podría realizar cualquier persona con una cierta habilidad y formación, en el fondo son procesos manuales, pero los trabajos de restauración exigen un proceso crítico, una formación que va más allá de lo manual, exigen cabeza.

Comentarios (245)

Categoria: Cajón de restaurador,Restauración,Teoría de la restauración

Restauración y buen humor

Escrito por Iván el Viernes, 10 de octubre del 2008 a las 17:07

La desinsectación de la madera. Revisión de los últimos sistemas. Foto:www.rigatino.com

Me entero a través de Rigatino de la publicación del libro La desinsectación de la madera. Revisión de los últimos sistemas. No he tenido aún la ocasión de hojearlo pero la verdad es que la portada, del genial Forges, me ha sacado una sonrisa esta mañana.

Comentarios (123)

Categoria: Actualidad,Cajón de restaurador,Restauración

La pintura al fresco. Sinopia y cartones.

Escrito por Iván el Lunes, 6 de octubre del 2008 a las 21:13

Proceso de realización de un fresco. En la parte derecha se aprecia la sinopia que se irá cubriendo con el enlucido de cada jornada. Foto: www.gsinai.comPara continuar la anotación de la semana pasada sobre la técnica de la pintura al fresco, hablaré hoy de la realización de los bocetos y dibujos preparatorios y de los métodos para transponer estos al muro. Al igual que hice con las capas de preparación, trataré el tema de una forma general, aunque la pintura al fresco sea un tema muy amplio y complejo (se lleva pintando de esta manera desde la época clásica) .  En lo fundamental la técnica es siempre la misma, pero podemos encontrar multitud de matices y “formas de hacer” que variarán en función de la época, lugar, escuela artística o pintor.

La pintura mural, y más si es de gran tamaño, requiere la realización previa de multitud de dibujos y bocetos en los que se va dando forma a la obra y en los que se tienen que solventar importantes problemas como la perspectiva desde la que se observará el mural o las deformaciones ópticas que se pueden producir por la irregularidad del soporte (en muchas ocasiones se pintaba sobre cúpulas o bóvedas, lo que hace que el trabajo sea más complicado).

Detalle de una pintura en la que es posible ver el punteado utilizado para pasar el dibujo del cartón al muro. Se ve sobre todo en la oreja y el cuello de la chaqueta. Detalle de los frescos de Piero della Francesca en la iglesia de San Francisco de Arezzo.Aunque se realicen bocetos de cada figura, se debe de hacer uno general en el que aparezcan todos los elementos de la pintura. Una vez finalizada, esta composición de la totalidad de la obra se cuadricula. Esta división en módulos cuadrados facilita la ampliación del dibujo para realizar el paso de un boceto al tamaño definitivo de la obra, a este dibujo se le denomina cartón por el soporte sobre el que se realiza (a partir del Renacimiento los costes de producción del cartón se abaratan y su uso es habitual). Los cartones facilitan el traspaso del dibujo al muroy se podían utilizar dos veces en una misma obra, una para realizar la sinopia sobre el arriccio y otra para el dibujo  definitivo sobre el intonaco.

Introducimos de esta manera un nuevo concepto, el de la sinopia. En el Renacimiento, con el sistema de trabajo por jornadas, se populariza entre los pintores el empleo de este elemento. Consiste en la realización de un dibujo previo o preparatorio sobre el penúltimo enlucido(el revoco o arriccio) con un color rojizo denominado ocre de Sinope (una localidad cercana al Mar Negro, de la que procedía el color y de la que toma el nombre), como esta capa de enlucido lleva otra encima (el intonaco)  que se aplicaba por jornadas, la sinopia se iba tapando a medida que avanzaba la obra. La sinopia podría parecer, a priori, un trabajo inútil, pero era de gran ayuda como guía de la composición, para corregir errores del boceto y para determinar las partes (jornadas) en las que trabajar cada día.

La sinopia se podía realizar a mano alzada, con la ayuda de las cuadrículas o calcando el dibujo de los cartones.

Para pasar los dibujos de los cartones al muro existían dos sistemas:

El primero consistía en perforar todo el contorno de los dibujos con un punzón, luego los cartones se situaban sobre el muro y se golpeaba sobre los agujeros con un saquito lleno de hollín o pigmento en polvo, de esta manera el polvillo penetraba por los agujeros y marcaba en el muro las líneas del dibujo. A este sistema se le denomina estarcido o spolvero en italiano.

El segundo método consistía en colocar el cartón (no muy grueso) sobre el enlucido aún blando y repasar los bordes con un objeto puntiagudo, como la parte de atrás de un pincel, de esta manera el dibujo quedaba inciso en el muro. 

El empleo de estos sistemas facilitaba el trabajo de los artistas, pero no resta nada de dificultad a una técnica que, como escribía Delacroix,  genera una tensión para tener y hacer todo a punto que produce una excitación en el espíritu que contrasta con la pereza que inspira la pintura al óleo.

Comentarios (304)

Categoria: Pintura,Restauración,Técnicas artísticas

Filacterias. La belleza de lo incierto

Escrito por Iván el Jueves, 2 de octubre del 2008 a las 15:36

Detalle de los canecillos de la iglesia de San Martín de Tours en Frómista. Palencia. Foto: www.terrae-romanes.lu

“Si hay algo maleable en el conocimiento humano, es lo que está comprendido en el lóbulo del cerebro donde se localiza la tendencia hacia los razonamientos histórico-artísticos. Lo nuestro, felizmente, no tiene la desgracia de ser exacto y por encima de todo siempre planea la belleza de lo incierto y mucho de lo que, aunque nos emperremos en razonarlo, permanecerá perpetuamente oculto. El campo de las hipótesis, que es muchas veces el mismo que el de las fantasías, es un campo de poesía y de recreaciones, que unas veces puede acercarse razonablemente al hecho o sucedido real, pero que  en otras no sobrepasa el ámbito de las elucubraciones.”

Miguel Ángel García Guinea. San Martín de Frómista, paradigma del románico hispano.

Comentarios (1.995)

Categoria: Cajón de restaurador,Filacterias

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.