Luz Rasante

Feliz Navidad

Escrito por Iván el Lunes, 22 de diciembre del 2008 a las 17:12

Feliz Navidad. Luz rasante. Foto: Diana Álvarez

En 1949 la revista Life publicó unas curiosas fotografías de Gjon Mili  en las que Picasso pintaba con luz. La manera de obtener estas fotografías es relativamente sencilla y el resultado es una imagen efímera, captada sólo por las cámaras fotográficas que la capturan durante varios segundos o minutos, mientras el pintor dibuja en el aire con un objeto luminoso.

En el último año han proliferado por la red este tipo de imágenes, a las que se denomina grafffitis de luz.

En Luz rasante nos apuntamos a esta moda para desearos una Feliz Navidad, y esbozamos en el aire nuestra felicitación hecha con luz

Comentarios (2.109)

Categoria: Cajón de restaurador

Anobium punctatum, carcoma para los amigos

Escrito por Iván el Martes, 16 de diciembre del 2008 a las 20:22

Carcoma. Anobium punctatum. Adulto. Foto:www.rocheviolins.com

La preocupación por la preservación de los bienes culturales y las obras de arte frente a las diferentes plagas de insectos es algo que viene de lejos. Aristóteles en su Historia animalium habla de unos “animáculos semejantes a los gusanos que proliferan en las prendas de vestir” y de unas criaturas parecidas a un escorpión que se alimentan de libros. Otros autores de la antigüedad y del periodo clásico recomiendan el empleo de aceite de cedro, azafrán o el uso de cajas de madera de ciprés para preservar documentos.

Son evidentes los daños que ocasionan los insectos xilófagos en las obras de arte y edificios antiguos. El conocimiento de las diferentes especies, los daños que pueden ocasionar y su control, es sumamente importante en el campo de la conservación, de ahí que inauguremos hoy una nueva categoría (dedicada a la biología) hablando de uno de los insectos xilófagos más comunes a los que solemos hacer frente los restauradores: la carcoma.

La carcoma (Anobium punctatum) pertenece al orden de los coleópteros (escarabajos), el más numeroso de la clase de los insectos,  y dentro de este a la familia de los Anóbidos.

Los anóbidos, en su estado adulto , son pequeños escarabajos (miden menos de 6-7 mm.). El anobium punctatum es una especie ampliamente difundida por todo el mundo. Son insectos de metamorfosis completa, lo que quiere decir que su ciclo biológico pasa por cuatro estados: huevo, larva, pupa y adulto.

Ciclo en el que se detalla la metamorfosis de la carcoma. Huevo, larva, pupa y adultoDe los huevos, depositados en grietas y fisuras de la madera, nacen las larvas. Son gusanos blancos de menos de 1 mm. gruesos, curvados y en forma de C, con la cabeza grande y las patas cortas, que desde el primer momento comienzan a alimentarse, gracias a sus potentes mandíbulas, perforando la madera hasta crecer y llegar a los 5 mm.  Tienen un par de  ocelos (ojos simples) gracias a los cuales distinguen la luz de la oscuridad, lo que les permite evitar que las galerías que hacen salgan a la superficie. Este estado larvario dura 2 o 3 años, y tras este periodo la carcoma empupa. Pasa a ser un capullo inmóvil (pupa) durante unos días para  transformarse posteriormente en adulto (escarabajo).

Los adultos miden unos 4 mm. Son de color oscuro y  presentan unos pequeños puntitos (de ahí su denominación de punctatum). Son alargados u ovalados, con antenas serradas o pectiformes (a modo de peines) con el protórax (segmento que hay tras la cabeza) globoso y dirigido en su parte dorsal anterior hacia delante, de forma que cubre parcialmente la cabeza a modo de capucha.

Los adultos emergen del interior de la madera realizando una perforación circular de 1,5 mm. y dejando escapar una pequeña y delatadora cantidad de serrín. Tienen capacidad de vuelo y a partir de este momento viven de 3 a 4 semanas y su única función es la reproducción. La hembra una vez fecundada  deposita sus huevos, entre 60 y 100 en las pequeñas ranuras y grietas de la madera. Pasadas 3 ó 4 semanas eclosionarán y el ciclo comenzará de nuevo.

Madera atacada por carcoma. Foto:www.zin.ruLa carcoma se alimenta y ataca la madera muerta en descomposición y la madera trabajada en interiores, preferentemente lugares poco ventilados. Se desarrollan tanto en la albura como en el durámen de maderas muy secas. La carcoma tiene un régimen estrictamente xilófago, ataca diferentes maderas, pero tiene predilección por las blandas. Como sucede con otros insectos similares, las diferentes especies suelen entrar en competencia, por lo que es difícil que aparezcan diferentes tipos de xilófago en una misma pieza.

La acción continuada de la carcoma en la madera altera sus propiedades físicas. La gran cantidad de galerías que pueden llegar a excavar debilita la madera de tal manera que es fácil que sea extremadamente frágil o, en casos extremos, llegue a desaparecer. De ahí el interés que para la restauración tiene el conocimiento, control y eliminación de este tipo de plagas, aunque haya gente a la que le gusten como mascota…

Si os interesa ver a la carcoma de cerca os recomiendo pasar por esta página de la que he tomado prestado el nombre para esta anotación.


 

Comentarios (2.301)

Categoria: Biología,Restauración

Filacterias. Equivocaciones e ignorancia

Escrito por Iván el Miércoles, 3 de diciembre del 2008 a las 21:14

Filacterias. Equivocaciones e ignorancia

“Nadie se equivoca tanto, como quien teme a las equivocaciones, no es que se ignore porque no se sabe, sino que lo que se sabe es a partir y como fruto de lo que se ignora”

Fernando Savater, recogida por Susana Martín Rey en Introducción a la conservación y restauración:pintura sobre lienzo.

Comentarios (2.067)

Categoria: Filacterias

Arranque de pintura mural. El stacco

Escrito por Iván el Lunes, 1 de diciembre del 2008 a las 14:01

Frescos de Villa Livia. Museo Nacional Romano. Uno de los mayores arranques realizados mediante el sistema de Stacco. Foto: htp://flicKr.com/photos/schumala/90683156/

El sistema de arranque de pintura mural que exponemos hoy, el stacco, consiste en la separación de la capa pictórica junto con el enlucido subyacente (intonaco o revoco), o parte de el. Para que esto sea factible la pintura debe de estar perfectamente unida al sustrato.

De ejecución más sencilla que el stacco a masello, este método presenta además  otra ventaja importante: respeta las irregularidades de la superficie, y el enlucido que se arranca y conserva bajo la pintura, transfiere a esta una serie de cualidades ópticas (transparencia, luminosidad) que tienen mucha importancia para el carácter de la pintura.

Al igual que sucede con los otros métodos, antes de realizar el arranque es necesario  proteger la superficie pictórica. Se suelen emplear para este fin sucesivas capas superpuestas. La primera de papel o gasa de algodón y las siguientes de cañamazo , estas capas de protección se pegan con un adhesivo natural (coletta italiana o cola de conejo) o sintético (soluciones de polímeros acrílicos) que ha de ser reversible, y cuya eliminación no debe de comprometer la estabilidad de la pintura. En la práctica es difícil encontrar pinturas totalmente insolubles al agua (cuya utilización es necesaria para eliminar la protección realizada con adhesivos naturales) por lo que en muchas ocasiones las pinturas se aíslan con fijativos superficiales de manera previa a su protección.

El stacco, sin embargo, posee una importante limitación que viene dada por la falta de flexibilidad del enlucido, si este se ve sometido a  deformaciones durante el proceso de arranque podrá romperse. Por eso es sumamente importante mantener el plano de la pintura durante todo el proceso, por eso se ha de colocar sobre la protección  de gasa y cañamazo (también denominada facing)  una tabla o soporte (generalmente almohadillado con fieltro o espuma) que sustente la pintura durante la operación de arranque.

Por lo tanto se debe de considerar la superficie que se quiere arrancar, cuanto mayor sea el espacio mural más riesgo de fractura existe, de ahí que lo que se suele hacer es dividir la pintura. Para esto, una vez realizado el engasado, se practica un corte limpio en la pintura que divide el mural en fragmentos más pequeños, estos cortes se suelen hacer siguiendo los contornos de la propia composición de la obra para que sean discretos y pasen desapercibidos una vez se monten de nuevo. 

Una de las mayores superficies arrancadas con este método, y de una sola pieza, es la pared decorada de una de las estancias de la Villa Livia en Primaporta. Se trata de un fragmento de 2,6 x 6 m. y constituye un caso excepcional. El arranque lo realizaron los restauradores del Istituto Central del Restauro, y se puede contemplar hoy en día en el Museo Nacional Romano de Roma.

Los pasos a seguir para la realización de un stacco son los siguientes:

  • Limpieza y eventual consolidación de la superficie pictórica.
  • Protección temporal con papel o gasa y cañamazo pegados con un adhesivo. En la parte superior de la pintura el cañamazo se clava a una viga horizontal preparada para este fin , que sujetará la pintura un vez arrancada.
  • Corte en fragmentos del mural.
  • Se golpea la superficie con mazos de goma para comenzar a separar la pintura y el sustrato.
  • Se coloca la tabla o soporte sobre la parte que se va a arrancar.
  • Separación definitiva de la pintura y el enlucido, para ello se emplean unas largas barras de hierro que hacen palanca entre la pared y el enlucido. Las barras se apuntan ligeramente hacia el interior de la pared para no dañar la frágil sección arrancada. Esta operación realizada con las barras de arranque es sumamente delicada ya que puede provocar deformaciones irreversibles en la superficie pictórica.
  • Cuando la losa está totalmente suelta se desliza poco a poco hacia abajo y se apoya sobre el soporte.

El arranque está terminado, pero como ya comentamos en la anotación sobre el stacco a masello, habrá que transponer la pintura a un nuevo soporte.

En la próxima anotación dedicada al arranque mural (aunque iré intercalando otros temas para no aburrir) hablaremos del strappo, el método más popular y sencillo, pero también uno de los más peligrosos para la pintura y con el que se han realizado la mayoría de robos y expolios.

Comentarios (2.004)

Categoria: Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.