Luz Rasante

La singular historia del retablo de Olivares de Duero

Escrito por Iván el Miércoles, 28 de enero del 2009 a las 19:49

Retablo de Olivares de Duero. En la parte derecha del banco se aprecia el lugar que ocupaba la tabla robada. También se observan las reconstruciones volumétricas. Foto:http://flickr.com/photos/albtotxo/

La localidad vallisoletana de Olivares de Duero (situada en la fructífera ribera de este río) guarda en la  iglesia gótica de San Pelayo uno de los más interesantes y hermosos retablos del primer renacimiento castellano.

El imponente retablo Mayor data del primer tercio del siglo XVI y es fruto de la colaboración entre varios artistas: el ensamblador Pedro de Guadalupe podría ser el autor de la estructura arquitectónica y su decoración, Juan de Soreda parece ser el pintor de las 51 tablas, Alonso Berruguete el encargado de las esculturas del Calvario que remata la obra, y el resto de esculturas se suelen atribuir al círculo del escultor Felipe Vigarny.

Pese a que a lo largo de los siglos se realizaron ciertas labores de mantenimiento, el paso de tiempo hizo mella en el edificio y en el retablo, por eso en el año 1976 se decide intervenir en la cubierta del templo. Como las cosas de palacio suelen ir despacio, hasta 1981 (año en el que se detectan desprendimientos en las bóvedas) no comienzan las obras. En octubre de ese mismo año se decide desmontar el retablo, que también se encontraba seriamente dañado, y en noviembre comienzan las gestiones para su restauración.

El por entonces restaurador del Museo Nacional de Escultura, Mariano Nieto, será el encargado de desmontar el conjunto renacentista durante la primavera de 1982. A medida que se desmontaba el retablo se constató que su estado de conservación era preocupante ya que la acción de los insectos xilófagos había debilitado la estructura de la madera causando la pérdida de algunos elementos (columnas y partes de las cornisas), que se habían reemplazado por vaciados de escayola en una intervención de principios del siglo XX. Además las pinturas sobre tabla también se encontraban muy deterioradas por la acción de la humedad y los insectos xilófagos.

Los tratamientos de conservación y restauración duraron unos tres años en los que se consolidó la madera, se eliminaron  los barnices oxidados, la suciedad y algunos repintes. Podemos destacar la decisión de eliminar las reconstrucciones de escayola de principios de siglo, y su sustitución por piezas de madera que se tallaron de manera simplificada (sin decoración escultórica)  y sin policromar (simplemente teñidas para integrarlas en el conjunto del retablo).

Hasta aquí, esta podría ser la historia normal de una restauración, pero en el año 1986 debido a la calidad de las piezas se decide realizar una exposición en la que se exhiban las tablas y las esculturas recién restauradas, se celebra en la Sala de exposiciones del vallisoletano Palacio de Santa Cruz. Cuando la muestra finaliza las tablas regresan a la iglesia de Olivares, en cuyo interior se almacenan a la espera de volver a ser montadas  junto con el resto del retablo, una vez que hubiera concluido la restauración de la bóveda del presbiterio.

Las tablas desmontadas y custodiadas en un edificio, que por aquel entonces no tenía medidas de seguridad, eran un blanco perfecto para los ladrones de obras de arte y en una noche de enero de 1987, al más puro estilo de las películas de Hollywood, practicaron un butrón en uno de los muros de la iglesia y se hicieron con diez tablas, la mayoría de ellas del banco del retablo (las que representan a profetas, reyes y sibilas). Tras este desaguisado el resto de las piezas regresaron al Museo Diocesano de Valladolid en donde permanecerían hasta el ensamblaje definitivo del retablo cuando las obras del ábside finalizaran…

Nueve de las diez tablas robadas fueron recuperadas por la policía en mayo de ese mismo año en Madrid, la décima tabla, que representa al Profeta Baalán sigue desaparecida hoy en día.

Por fin y tras un periodo más que largo, en 1997 finaliza la obra del ábside y en 1998 la empresa Pátina S.L. ensambla el retablo, tal y como hoy lo podemos ver : con una tabla menos, de momento…

Casi toda la información de esta anotación está tomada de la web sobre Olivares de Duero de Jorge Martín que os recomiendo visitar.

Comentarios (206)

Categoria: Castilla y León,Restauración

Arranque de pintura mural. El strappo

Escrito por Iván el Jueves, 22 de enero del 2009 a las 20:39

Strappo. Foto:http://eeeelena.multiply.com/

“Un fresco del siglo IX es robado de una gruta del sur de Italia con la complicada y fascinante técnica del strappo…” esta frase, que se puede leer en la contraportada de la novela La huella del ángel,  me ha recordado que tenía pendiente seguir con la serie de anotaciones dedicadas al arranque de pintura mural. Hemos hablado ya sobre el stacco a massello y sobre el stacco, así que hablaremos hoy del strappo.

Con el método denominado strappo (algo así como arranque o despegado, en español) tan solo se separa del muro la película pictórica y, en la mayoría de los casos,  no se extrae con todo su espesor ya que casi siempre queda en la superficie mural una impronta constituida por el dibujo preparatorio o por una sutil película de color (es lo que pasó en San Baudelio de Berlanga, por eso en sus muros aún se conservan las improntas de las pinturas strappadas).

El strappo es sistema más rápido y sencillo de realizar, de ahí que se generalizara a finales del siglo XIX,  pero según relata Mora (1) en su popular libro sobre restauración de pintura mural, presenta varios inconvenientes que hacen que su empleo esté poco extendido en la actualidad. 

El principal de los problemas es que cuando la pintura se adhiere sobre un nuevo soporte, tras ser arrancada, tiende a presentar una superficie anormalmente plana y uniforme debida a la pérdida de las pequeñas ondulaciones naturales de la pared, a esto habría que unir la ya mencionada pérdida de película pictórica.

Estos dos factores: pérdida de la preparación del muro y pérdida de materia pictórica, junto con la incorporación de un nuevo soporte en el reverso de la pintura (tradicionalmente de cal y caseína) hacen que varíe el aspecto de la pintura ya que se habrán modificado parámetros tales como la reflexión de la luz, la transparencia, etc. 

Normalmente se solía recurrir a este sistema cuando el sustrato de la pintura había perdido su cohesión hasta el punto de ser imposible su consolidación in situ, cuando la adherencia de la película pictórica al sustrato era deficiente o cuando el sustrato era demasiado delgado. Entonces se optaba por salvar la capa de pintura arrancándola a strappo y trasladándola a un nuevo soporte.

El strappo presenta la ventaja de ser un método directo que permite la separación de grandes superficies en una sola pieza y también demostró su utilidad a la hora de arrancar pinturas de superficies curvas como bóvedas o cúpulas, además la aparente sencillez del método y su bajo coste hace que este fuera el método idóneo para el expolio de murales por parte de los amigos de lo ajeno.

Ya hemos comentado en alguna ocasión, que la mayoría de las pinturas murales presentan cierta solubilidad al agua, como en el proceso de arranque tradicional se aplicaba un adhesivo acuoso, antes se debía de insolubilizar la superficie pictórica mediante la aplicación de una resina, un polímero acrílico en solución. Aunque una alternativa puede ser  realizar el strappo utilizando un adhesivo sintético.

El sistema para realizar un strappo consiste en aplicar una o varias capas de gasa de tela (tarlatana de algodón) pegadas al muro  con un adhesivo (cola orgánica generalmente) que al secar tiene la suficiente fuerza como para llevarse la pintura cuando se tire de la gasa. La elección del una tela y un adhesivo adecuados determinarán en gran medida el éxito del arranque. Si el adhesivo no tiene la suficiente fuerza o no penetra lo suficiente en la película pictórica es probable que parte de esta permanezca en el muro.

La pintura una vez arrancada se suele enrollar para facilitar su transporte. El paso final, como en los otros sistemas de arranque, consiste en limpiar el reverso de la pintura para colocarla en un nuevo soporte, en ese momento es cuando se puede retirar la gasa de protección reversibilizando el adhesivo con humedad.

Aunque el empleo del strappo en la actualidad es escaso, existen ejemplos de su empleo, normalmente empleando adhesivos sintéticos (se pueden ver fotos de este tipo de procesos aquí, casos 2 y 3 del apartado mural) además en los últimos años se ha desarrollado una interesante alternativa a este tipo de arranques mediante el empleo de resinas epoxi (2). 

(1) MORA, Paolo; MORA, Laura S. y PHILIPPOT, Paul. Conservation of wall paintings. Butterworths, 1984. Londres.

(2) BARBERO, Juan C. Una alternativa a los arranques tradicionales de pintura mural.2005. Aguilar de Campoo

Comentarios (2.111)

Categoria: Actualidad,Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

Las imágenes de Olot, el Arte Cristiano

Escrito por Iván el Lunes, 12 de enero del 2009 a las 22:32

Museo de los Santos .Olot. Foto: www.museusants.com

Recientemente, en una  fría mañana de este duro invierno, mientras visitábamos la iglesia de un pequeño pueblo castellano para recoger unas piezas que debíamos restaurar, reparamos en una gran acumulación de esculturas en la sacristía del templo. Cuando preguntamos por ellas al párroco, respondió con cierto desprecio “esas no valen nada, son de Olot”.

Cuando alguien dentro de este mundillo, se refiere a una escultura diciendo que es de Olot, quiere dar a entender (o eso me parece a mi) que se trata de una escultura realizada en yeso, de poca antigüedad, con una estética popular y de escaso valor artístico. A este tipo de imágenes religiosas se las denomina “de Olot” recurriendo a una suerte de metonimia, ya que en este pueblo gerundense es donde se gestaron la mayoría de ellas.

Tirando un poco del hilo me entero de varias cosas interesantes:

A finales del siglo XIX se vivió un periodo de recuperación religiosa, que hizo que la iconografía estuviera muy arraigada a la cultura occidental en general y a la catalana en particular, además Olot contaba con una Escuela Pública de Dibujo en la que se forman gran cantidad de jóvenes artistas.  Los impulsores de la primera fábrica de imaginería religiosa (El Arte Cristiano) aprovecharon estas circunstancias y crearon una industria, en aquellos momentos novedosa y próspera, que a principios del siglo XX llegaría a tener 20 talleres en la localidad.

Los antiguos Talleres de El Arte Cristiano en su época de esplendor. Foto:www.elartecristiano.com

Se desarrolló un sistema de producción “en cadena” en el que un artista realizaba un original en barro del que se sacaban unos moldes que servían para reproducir la imagen. El material que se empleaba para la realización de las esculturas se denominaba pasta de cartón madera (en 1887, a partir de un decreto eclesiástico, este producto podía bendecirse) y el trabajo estaba muy bien organizado hasta tal punto que existían expertos en moldes, en retoque, en dar bases de color, poner ojos de cristal…

Durante los años de esplendor de esta industria se generaron una cantidad inmensa de modelos iconográficos y de imágenes religiosas que se extendieron por toda la geografía española, sus modelos originales se custodian en los almacenes de la empresa y están disponibles hoy en día para realizar una copia si un cliente lo desea.

En la actualidad los talleres de El Arte Cristiano siguen funcionando, el modo en el que realizan sus esculturas no ha variado en lo esencial y aunque corren malos tiempos para la imaginería religiosa, siguen produciendo imágenes que tienen su  mercado principal en Estados Unidos, Canadá, Italia y Portugal. Además siguen buscando nuevas y originales formas de negocio y el ayuntamiento de Olot ha puesto en marcha el Museo de los Santos en la antigua sede de la empresa.

Entre los artistas que trabajaron realizando modelos en barro destacan nombres como Llimona, Blay, Atché, Vallmitjana entre otros, así que quién sabe si alguna de las estatuas que descansaban en aquella sacristía podría haber salido de los moldes realizados sobre los modelos de estos artistas del modernismo catalán

Para aquellos que tengan algo de curiosidad, y de tiempo, recomiendo que se pasen por la página de El Arte Cristiano, la verdad es que está llena de curiosidades e imágenes muy interesantes.

Para aquellos que tengan interés en el proceso técnico de fabricación de las imágenes, y algo más  de tiempo, aquí van estos vídeos

 

Comentarios (375)

Categoria: Cajón de restaurador,Escultura,Técnicas artísticas

Filacterias. El peinador de la Reina

Escrito por Iván el Viernes, 9 de enero del 2009 a las 19:31

Pinturas murales del Peinador de la Reina en la Alhambra de granada. Foto:www.alhambra-patronato.es/index.php/Galeria-de-imagenes/773/0/

“…quiera Dios que el deseo de innovación, tan frecuente en nuestros días, no llegue a restaurar las preciosas pinturas del Tocador de la Reina. Consérvese en su pureza lo que de ellas resta; evítese con el mayor cuidado que se sigan destruyendo, y ciertamente que sólo con esto se hará un gran beneficio a las artes, y quien obre de este modo demostrará que las estima”

Manuel Gómez -Moreno. Guía de Granada.

Recogido por Juan Aguilar Gutiérrez en La necesaria proponderancia de los valores históricos sobre los estéticos: Restauración y conservación de las pinturas murales del Peinador Alto de la Reina en la Alhambra. 

Comentarios (228)

Categoria: Filacterias,Restauración

El retablo. Terminología básica ilustrada

Escrito por Iván el Lunes, 5 de enero del 2009 a las 16:13

El retablo. Terminología básica ilustrada

Hace unos años encontrar información en Internet sobre restauración y conservación era una tarea ardua y, si se conseguía llegar a buen puerto, con resultados de dudosa fiabilidad. Afortunadamente esto va cambiando poco a poco y hoy es posible encontrar páginas Web sobre restauración de muy buena calidad.

Para intentar recopilar las mejores, abrimos hoy esta sección con  El retablo. Terminología básica ilustrada. Esta página es resultado de la colaboración entre el Instituto de Restauración Getty y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Tiene un diseño muy atractivo y está repleta de información y fotografías muy interesantes, de entre sus muchas opciones destaca el apartado dedicado a la búsqueda de términos relacionados con los retablos y sus sistemas constructivos.

Merece la pena pasar un rato navegando por sus múltiples opciones. 

Comentarios (212)

Categoria: Internet y restauración,Materiales,Restauración,Retablos,Técnicas artísticas

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.