Luz Rasante

Estamos de vuelta

Escrito por Iván el Domingo, 4 de septiembre del 2011 a las 19:26

No hay duda; los días comienzan a ser más cortos, el calor nos da una tregua… el verano termina y tras el paréntesis estival comenzamos un nueva temporada en Luz rasante.

Durante estos dos meses de ausencia me he dedicado a dos gratificantes proyectos: en julio la coordinación de la campaña de trabajo de las prácticas de los alumnos de la Escuela Superior de Restauración de Madrid. Casi cuarenta alumn@s de segundo y tercero curso,  y un intenso mes de trabajo para restaurar el retablo mayor de la iglesia de San Juan de Tagarabuena, en Toro. Al final todo el esfuerzo mereció la pena.

En agosto otro trabajo muy interesante y enriquecedor, la restauración de unos lienzos pertenecientes a la iglesia de San Ildefonso y Santo Tomás de Villanueva en Roma. Poder trabajar durante un mes en la capital italiana y disfrutar de la ciudad ha sido un auténtico placer, aunque el  calor del ferragosto romano haya sido implacable.

Pero bueno, ya de vuelta, afrontamos el nuevo curso con energía, ilusión y con la intención de actualizar el blog en la medida que el día a día nos lo permita, sin perder nunca la curiosidad, las ganas de aprender y compartir cosas relacionadas con la restauración con las que iniciamos la andadura del blog hace ya tres años. Por cierto, en agosto nos sorprendió la noticia de la despedida de  rigatino.com uno de los blogs pioneros dedicados a la restauración, desde aquí nos sumamos al reconocimiento al trabajo desinteresado de Toni Colomina y le deseamos lo mejor en sus nuevos proyectos.

Y acogiéndonos a la máxima de que hay que “renovarse o morir” desde hace un tiempo se puede seguir a Luz rasante en twitter, un complemento al blog que intentaremos actualizar regularmente y que nos mantendrá en comunicación con museos, instituciones y restauradores de todo el mundo !A que esperáis para seguirnos! @luzrasante

Comentarios (195)

Categoria: Actualidad,Cajón de restaurador,Restauración

Las Edades del Hombre en Soria

Escrito por Iván el Sábado, 6 de junio del 2009 a las 16:16

Las Edades del Hombre. Paisaje interior. SoriaTras un mes un tanto ajetreado en el que no nos hemos podido ocupar de Luz rasante  retomamos la actividad del blog.

Desde hace unas semanas, y hasta el mes de Diciembre, la Concatedral de San Pedro de Soria abre sus puertas para acoger la XV edición de la exposición Las Edades del Hombre, Paisaje Interior. Ha llovido mucho desde que en 1988 se celebrara la primera edición, en principio única, en la Catedral de Valladolid, aquella muestra que llevaba por título El arte en la Iglesia de Castilla y León alcanzó un éxito que nadie podía imaginar y supuso el germen de un tipo de exposiciones que creció como una bola de nieve. Desde entonces el arte religioso de Castilla y León se ha dado a conocer dentro y fuera de nuestras fronteras.
El artífice de las primeras Edades fue José Velicia, que tuvo la brillante idea de realizar un tipo de exposición “temática” que aportaba innovaciones como las de romper el esquema tradicional expositivo basado en estilos y cronologías para dar paso a una exposición-relato que contaba una historia; utilizar las catedrales como salas de exposiciones o presentar las obras “de una forma limpia, sin obstáculos que impidan el diálogo entre el espectador y la propia obra”.

En ocasiones este tipo de exposiciones suelen estar rodeadas de cierta polémica por el consabido trajín de piezas, las restauraciones “lavados de cara” precipitadas o el desmontaje de piezas de retablos, o retablos enteros para poder ser exhibidos. Sea como sea, Las Edades siempre merecen una visita, la selección de obras es muy interesante, las exposiciones están bien montadas, y para los restauradores constituye una buena oportunidad de ver el trabajo de nuestros compañeros (y alguno propio) de cerca.

Además en esta ocasión la exposición cuenta con una curiosa iniciativa, la incorporación de dos “piezas externas” a la muestra en sí, se trata de las iglesias de San Baudelio de Berlanga y de San Miguel de Gormaz, ambas con magníficas decoraciones murales en su interior. Paisaje interior cierra un ciclo dentro de Las Edades del Hombre, ya que la muestra se ha realizado en todas las catedrales de Castilla y León, a partir de ahora se abre una nueva etapa llena de retos… ya se sabe, renovarse o morir.

Por cierto, a propoósito de renovarse, Las Edades del Hombre lanza en esta edición una iniciativa interesante, se trata de Las Edades.tv una página web en la que semanalmente se cuelgan videos relacionados con la exposición de Soria.

Comentarios (248)

Categoria: Actualidad,Castilla y León,Exposiciones

La fachada de San Pablo de Valladolid

Escrito por Iván el Jueves, 5 de marzo del 2009 a las 18:00

Foto: www.fundacioncajamadrid.es

La Iglesia de San Pablo de Valladolid es el único edificio que se conserva del antiguo conjunto conventual dominico, fundado en 1276 por doña Violante, mujer de Alfonso X. Sin duda el elemento por el que más se conoce esta iglesia es su espectacular fachada, un retablo de escultura en piedra, ejemplo excepcional del estilo gótico hispanoflamenco con añadidos clasicistas que se abre con atrio señalado por leones con escudos, colocados en 1601 por su mecenas, el Duque de Lerma.

Desde septiembre de 2004, la Junta de Castilla y León y la Fundación Caja Madrid, firmaron un convenio para la puesta en marcha del Proyecto Cultural de Restauración de la Iglesia de San Pablo. Este proyecto tiene un presupuesto total de 4.021.203 euros, de los cuales 2.621.203 euros han sido aportados por la Junta y 1.400.0000 euros por la Fundación y consta de tres fases en las que cobra igual importancia la restauración en sí como la difusión de los trabajos realizados.

Gacias a este plan de difusión de los trabajos, el público puede visitar la obra de restauración desde una plataforma elevadora situada junto al andamio principal, o esta página web y esta serie de vídeos desde sus casas.

Comentarios (269)

Categoria: Actualidad,Arquitectura,Castilla y León,Internet y restauración,Restauración

San Miguel de Gormaz,”nuevas” pinturas románicas

Escrito por Iván el Lunes, 15 de septiembre del 2008 a las 20:30

San Miguel de Gormaz. Ábside. Foto: Diana Álvarez.

Hace apenas diez días abrió sus puertas al público, tras un largo proceso de restauración de diez años, la ermita de San Miguel en  Gormaz (Soria).

Situada en un promontorio a los pies del castillo, la ermita guarda muchas semejanzas con la cercana San Baudelio de Berlanga. En ambas la sencilla y austera arquitectura exterior no hace prever un interior sorprendente y ricamente decorado.

San Miguel es un pequeño edificio de una sola nave separada del ábside rectangular por un arco de herradura. Esta ermita románica parece datar de finales del siglo XI y su austeridad arquitectónica y decorativa la han hecho permanecer olvidada durante siglos, de hecho, se salvó milagrosamente de su demolición para ensanchar la carretera por la que se sube al Castillo de Gormaz.

San Miguel de Gormaz.Interior del ábside tras la restauración.La iglesia permaneció olvidada y silenciosa hasta que, bajo las capas de cal que cubrían los muros en su interior, alguien creyó intuir restos de antiguas pinturas. Desde entonces se ha desarrollado un proceso de restauración integral, llevado a cabo por el Servicio de Restauración de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, que ha culminado con la apertura al público de la ermita y de su conjunto mural del siglo XII.

Las pinturas ocupan unos 186 m2 y se reparten por la bóveda y muros del ábside y las Escena de infierno en elmuro de la nave.paredes laterales de la nave, pero solo hasta la zona de la puerta (como si en el momento en que se hubieran pintado la ermita hubiera tenido una planta cuadrada, que se amplió posteriormente) de entre las escenas destacan las que representan caballeros (¿lucha entre el bien y el mal?), la psicostasis, el infierno, grupos de serafines… y una multitud de detalles que os recomiendo que descubráis en persona. 

Parece ser que se trata de pinturas al temple que se superponen a  un enlucido anterior del que no se han encontrado vestigios de policromía ornamental, ya que obviamente sólo se han investigado en los bordes.

La aparición de estos paños murales olvidados ha generado un interesante trabajo de investigación que relaciona de forma directa las pinturas de San Miguel de Gormaz con las de San Baudelio, las de Maderuelo (Segovia) y las de San Martín de Ávila.

Las similitudes entre algunos de los motivos que aparecen en Gormaz y en San Baudelio nos indican, sin lugar a duda, que fueron realizadas en el mismo periodo (entre 1125 y 1132) y, muy posiblemente, por un mismo taller. La paloma que representa al Espíritu Santo, que se sitúa sobre la ventana central del ábside, es exactamente igual a la de San Baudelio, la única diferencia es que aquí está boca arriba y en San Baudelio boca abajo.  Incluso se ha podido comprobar que las plantillas que se utilizaron para calcar algunos de los motivos decorativos debieron de ser las mismas en ambas ermitas,  ya que los dibujos coinciden al milímetro.

Con la intervención en las pinturas se ha pretendido reintegrar los morteros y la policromía perdida y repasar tanto la obra del siglo XII como los niveles de fechas anteriores pero de difícil datación.

Se han realizado obras de conservación y restauración de los paramentos de pinturas murales. Tras el desencalado se realizaron tratamientos de limpieza del polvo adherido a los murales, debido a que en ningún punto están totalmente verticales,  generando depósitos de suciedad sobre las pinturas. La limpieza se ha realizado mediante un barrido con brocha y aspirado de partículas y, simultáneamente, se han eliminado los restos de las resinas acrílicas que se emplearon en la fase previa para adherir los estratos polícromos a los enlucidos de mortero. Las obras hechas con anterioridad, en los años 2001 y 2002, garantizaron la conservación de las pinturas, que quedaron perfectamente consolidadas y limpias .

La última fase de la restauración dedicada a  la reintegración y los acabados de las pinturas fue realizada por la empresa Cambium S.L. y ha sido dirigida por Carlos Tejedor Barrios. En esta fase se han reintegrado los “picotazos” y lagunas menores que presentaba la pintura mediante la aplicación de aguadas de color, mientras que las grandes pérdidas se  han integrado con un mortero a bajo nivel entonado cromáticamente mediante el empleo de estarcido. Ahora  el efecto es de continuidad mejorando el aspecto puramente estético de la decoración pictórica.

Se ha finalizado la restauración de las pinturas con el aumento de los contrastes de colores y dando una protección final con resina acrílica en todos los paramentos policromados.

Es de especial interés la reintegración de color en la zona del presbiterio donde se han entonado las zonas perdidas con las superficies existentes esponjeando tres tonalidades complementarias. Posteriormente se ha realizado un estarcido acomodando el color a las zonas conservadas que rodeaban la parte reintegrada.  Las zonas más bajas han necesitado un estudio muy cuidadoso ya que los tonos originales de las pinturas habían variado debido a la humedad y al roce a lo largo de los siglos.

Aunque la ermita se incluirá como pieza estrella (junto con San Baudelio) en la próxima edición de la exposición Las Edades del Hombre que se celebra en Soria el año que viene, merece la pena visitarla ahora, con tranquilidad y probablemente solo.

Comentarios (206)

Categoria: Actualidad,Castilla y León,Intervenciones,Pintura,Restauración

La Catedral de Burgos y sus nuevos mecenas

Escrito por Iván el Lunes, 19 de mayo del 2008 a las 20:36

Vista del interior del cimborrio de la Catedral de Burgos. Foto de picasaweb.google.com/aguzmanleon/CatedralDeBurgos02Ha llovido mucho desde que en 1994 el desprendimiento de la escultura de San Lorenzo, situada en la fachada septentrional de la torre norte, diera la señal de alarma sobre el estado en que se encontraban las fábricas y elementos ornamentales de la Catedral de Burgos.

Desde entonces las restauraciones, tanto en el exterior como en el interior del templo, se han ido sucediendo hasta la actualidad, muchas de ellas rodeadas de gran polémica, en especial por el excesivo nivel de limpieza de la piedra que podría haber eliminado su pátina.

Detalle de las nuevas vidrieras en el que aparece el nombre de Caja Burgos. Foto tomada de “Nave Mayor de la Catedral de Burgos” editado y distribuido por Caja Burgos.La intervención que comento hoy es menos conocida pero muy interesante: entre los años 2001 y 2004 se llevó a cabo la restauración integral de la nave mayor de la Catedral. Incluida dentro del Plan Director del monumento, la actuación se centró en los paramentos del interior de la nave, el retablo mayor, la rejería y el impresionante cimborrio con sus vidrieras. El cimborrio es uno de los elementos arquitectónicos más destacados de la Catedral; una de las cúpulas más bellas del renacimiento español, obra de Juan de Vallejo y Francisco de Colonia que se finalizó en 1568. Su estructura apoya en columnas cuajadas de santos sobre las que se eleva un doble cuerpo octogonal con ventanales, que remata en una bóveda de estrella calada por la que penetra la luz.

Como dieciséis de los ventanales del cimborrio habían perdido los vitrales originales, se propuso la realización de unas nuevas vidrieras emplomadas y de vidrio soplado. Para el diseño de estas nuevas vidrieras se tuvieron en cuenta los siguientes aspectos: el cimborrio conservaba restos de las vidrieras originales que sirvieron de inspiración a la hora de elegir temática, diseño y color de los nuevos vidrios. Los motivos representan grutescos y motivos heráldicos, realizados con un trazo suelto y moderno para que se distingan de las creaciones originales. Al mantener una composición y estructura inspiradas en las vidrieras renacentistas quedan bien integradas en el conjunto del cimborrio.

Pero lo más curioso, y a dónde quería llegar, es que en las vidrieras del primer nivel se ha escrito: “AVE MARIA GRATIA PLENA. DOMINVS TECVM. OPERAFABRICE IN PENSIS A CAJA BURGOS RESTITVTVM”.

Hay cosas que no cambian: en el renacimiento florentino los grandes mecenas del arte eran los Médici, una familia de banqueros, y así lo hacían notar colocando su escudo en cada una de las obras que costeaban. Hoy los mecenas, en este caso de las restauraciones, siguen siendo en muchos casos bancos y cajas de ahorros. Así, si cuando se realizaron las vidrieras originales se representaron los escudos de los patrocinadores de la obra, ahora los motivos que se representan son los escudos de los nuevos patrocinadores de la restauración de la Catedral: el Arzobispo, el Cabildo, la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Burgos y la Caja de Burgos, que aportó 2,40 millones de euros para la restauración de la Catedral.

Visto en el folleto “Nave Mayor de la Catedral de Burgos” editado y distribuido por Caja Burgos.

Comentarios (220)

Categoria: Castilla y León,Intervenciones,Restauración,Teoría de la restauración

El coro de la Iglesia de San Nicolás de Bari

Escrito por Iván el Domingo, 11 de mayo del 2008 a las 23:22

Estado inicial del coro, en el que se mezclan elementos de diversas épocas y procedencias. Foto tomada de la revista Patrimonio.El viernes comentábamos aquí el premio obtenido por la Fundación de Patrimonio de Castilla y León por la restauración del coro de la iglesia de San Nicolás de Bari en Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

La singularidad de esta intervención radica en que el conjunto del coro, como si del monstruo de Frankenstein se tratase, estaba integrado por piezas que procedían de otras obras que se habían unido en el siglo XVIII para formar un conjunto que parecía unitario.

En 1999, la Junta de Castilla y León realizó una primera Aspecto del coro gótico y el artesonado renacentista una vez restaurados. Foto tomada de www.diariodeavila.comintervención en la que se pudo comprobar que, además de la sillería principal, gótica con veintidós estalos o asientos, se encontraron, incorporados en el conjunto del coro, restos de una sillería barroca (dos estalos), de una techumbre mudéjar, de un artesonado renacentista y lo más sorprendente: todos estos elementos se habían montado sobre un entarimado de tablas pintadas que procedías de un retablo de finales del siglo XV  de estilo hispanoflamenco. Además se identificaron elementos de la estructura del retablo como pilastras, cresterías o doseletes.

Tras el estudio de las tablas, con la película pictórica muy perdida ya que estaba hacia arriba y se pisaba sobre ella, se llegó a la conclusión de que pertenecían al antiguo retablo Mayor de la iglesia desmontado en 1735, cuando se sustituyó por el actual, de estilo barroco.

Unos años más tarde retomó la intervención la Fundación de Patrimonio de Castilla y León, los trabajos se realizaron en tres fases: estudio histórico-artístico de cada elemento, tratamientos de restauración de todos los bienes que formaban el concurso y realización de un proyecto museológico para la exposición de las obras.

Reconstrucción del retablo con las tablas encontradas en el coro. Foto tomada de www.europanostra.orgEl principal problema de esta intervención era el de dar a cada elemento la relevancia que le correspondía por su valor artístico e histórico. Finalmente se intentó situar cada elemento en el lugar que debería de ocupar, reconstruyendo los elementos faltantes.

Se restauró y montó la sillería gótica cubierta por el artesonado renacentista. El retablo se recreó, ya que se conservaban suficientes piezas como para sugerir una hipótesis sobre su aspecto original. Se montó, como un mueble exento sobre una nueva estructura portante de madera, en la nave del Evangelio, con las tablas originales, que conservan algunos restos de pintura, y otras nuevas fabricadas exactamente igual. En su parte trasera se colocó una escalera que permite apreciar el retablo por detrás y observar de cerca cómo está construido.

Los restauradores también han hecho una reproducción a escala del artesonado de estilo mudéjar (la parte más deteriorada ya que se había utilizado como armazón interna de la sillería), en base a unas cuantas maderas originales que han permitido determinar la configuración de este elemento.

Todo este trabajo se explica en varios paneles y maquetas que se instalaron en el interior del templo y que ponen en valor los bienes restaurados, pero también los trabajos de restauración en sí mismos.

Es difícil resumir un trabajo tan complejo como este en tan pocas líneas, para los que estéis interesados en conocer más a fondo lo que allí se hizo podéis verlo en la revista Patrimonio que edita la Fundación de Patrimonio de Castilla y León. 

Comentarios (258)

Categoria: Castilla y León,Intervenciones,Restauración

El Crucificado románico de Palacios de Benaver

Escrito por Iván el Miércoles, 16 de abril del 2008 a las 18:43

Cristo Crucificado.Tras la restauración.Cristo Crucificado.Antes de la restauraciónLas monjas benedictinas del convento de San Salvador, en la localidad burgalesa de Palacios de Benaver, custodian desde hace más de 900 años una talla de estilo románico, fechado en la primera mitad del siglo XII,  que representa un Cristo Crucificado de tamaño natural. El origen de este Cristo está envuelto en un mundo de leyendas, su origen se relaciona con Fernán González y con los primeros condes de Castilla.

La imagen de esta talla se fue modificando por sucesivas policromías a lo largo de los años para acomodarla a los cambios estéticos y de concepción religiosa. En una intervención reciente promovida por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, el Crucificado ha recuperado su esencia románica oculta tras las sucesivas capas de pintura.

Se trata de un Cristo en la cruz, aún vivo y sin manifestar el sufrimiento de su martirio,  con los pies apoyados en un suppedaneum (pieza en la que descansan los pies del crucificado) y con una anatomía muy simétrica y esquemática.

Cabeza del Cristo. Durante la apertura de catas y estado final.El principal problema a la hora de restaurar esta interesante pieza era la de intentar recuperar la autenticidad de su imagen, es decir buscar una coherencia estilística entre la talla, la cruz y las sucesivas policromías.

Tras las primeras catas se identificaron cinco capas de repolicromía en las carnaciones, tres en el paño de castidad o perizonium y otras cinco en la cruz. En el rostro cada nueva policromía variaba la posición de los ojos, su tamaño, color del iris… con lo que se modificaba a la vez la expresión de la cara.

Tras un estudio y valoración de estas capas añadidas y su estado de conservación se optó por eliminarlas (a punta de bisturí) hasta llegar a la primera policromía románica, que presentaba un estado de conservación excepcional. Ésto implicó la desaparición de capas muy antiguas, con valor por sí mismas. Por eso esta decisión se tomó tras un periodo de reflexión y estudio a partir de los datos obtenidos en las fases de análisis y documentación. 

Al eliminar las repolicromías se pudieron detectar elementos modificados en la talla como la recolocación de los brazos respecto al torso, el relleno de heridas y llagas del torso, el retallado del flequillo o injertos de madera en pies y manos.

Otro interesante hallazgo durante la restauración fue la aparición de una representación Detalle del Agnus Dei, en los extremos se puede apreciar la reintegración cromática abase de puntos.del Agnus Dei en la cruz. Ésta había sufrido diversas modificaciones para permitir su uso continuado, se había reducido el tamaño de los brazos porque la madera presentaba un ataque de insectos xilófagos. En el siglo XVIII la cruz se recorta aún más para incorporar el Crucificado a un retablo.

Tras la aparición de estos datos se planteó la posibilidad de reconstruir el volumen de la cruz para recuperar la plástica netamente románica de la imagen en la que participa plenamente la cruz, recuperando así sus proporciones. Se reconstruyó lo faltante con la misma madera de que está hecha la cruz (haya) y se reintegró cromáticamente esta zona añadida con una técnica diferenciable (un punteado).

Esta intervención realizada por la empresa C.B. Restauración, S.L y dirigida por Gloria Martínez refleja como un trabajo metódico, basado en la observación y el análisis de la pieza, puede llegar a recuperar la esencia histórica y estética de una obra medieval.

Visto en el número 32 de la revista Patrimonio.

Comentarios (2.045)

Categoria: Castilla y León,Escultura,Intervenciones,Restauración

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.