Luz Rasante

La pintura que Solana ocultó

Escrito por Iván el Miércoles, 30 de marzo del 2011 a las 16:30

Hace pocos días el Museo Reina Sofía daba a conocer un curioso dato ofrecido por los estudios realizados de forma previa a la restauración del lienzo  “La tertulia en el café Pombo” de Solana.

Al examinar el cuadro con rayos x se descubrió que la tertulia está pintada sobre un cuadro anterior para ser visto en posición vertical. Debajo de los retratos de Ramón Gómez de la Serna, de Tomás Borrás o del autorretrato del propio Solana, había escondida una escena religiosa en la que se representaba un altar, un copón, un paño y un religioso.

La restauración ha sido realizada por Juan Sánchez, al cual podéis escuchar hablando sobre el asunto en esta entrevista que le hicieron ayer el el programa El ojo crítico de Radio Nacional de España.

Aunque para ver las imágenes lo mejor es ver estas fotos y el estudio técnico.

Comentarios (1.991)

Categoria: Actualidad,Entrevistas,Intervenciones,Museos,Pintura,Restauración,Tecnología y restauración

Lienzos de gran formato. La galería dorada

Escrito por Iván el Sábado, 27 de noviembre del 2010 a las 13:28

A través de Raquel de Acentúate, nos llega esta noticia sobre sobre los trabajos de reubicación de los lienzos de gran formato de Gaspar de la Huerta en el techo de la Galería Dorada del Palau Ducal dels Borja de Gandia, en el blog de Victoria Vivancos podéis leer un artículo sobre el tema con unas espectaculares fotos.

El sistema empleado para recolocar y mantener los lienzos con tensión es innovador y es la primera que se utiliza en España

“Las pinturas de Gaspar de la Huerta ya han comenzado a ocupar su lugar original, los techos de las cincos salas que componen la Galería Dorada, uno de los espacios más emblemáticos del Palau Ducal de Gandía.

En las labores de restauración, dirigidas por el Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universidad Politécnica de Valencia, ya se implementaron novedosos métodos de trabajo. Pero es en la fase de montaje y anclaje de las obras a los techos, donde se está empleando un sistema que nunca antes se había utilizado en nuestro país y que se iguala con los trabajos más punteros realizados fuera de nuestras fronteras.

El trabajo comienza con el montaje de los bastidores que sesuben sin las pinturas para comprobar que el sistema funcionaa la perfección. Una vez certificado esto, se baja el bastidor y se monta en él el lienzo. Tras este paso llega el momento de subir la pintura. Todas las obras se elevan por la sala tres de la Galería Dorada, la denominada ‘Sala de la Glorificación’, que es la más amplia de las cinco estancias. Una vez arriba, gracias a un novedoso sistema de raíles, se mueven por el techo de la Galería hasta que la pintura se ubica en su lugar original.

Después se procede al control de la tensión mediante programas de cálculo informático, ya que la pintura, al estar ubicada en el techo, tiende a destensarse, debido a la tracción de la gravedad. Esta fase hay que controlarla a la perfección porque en ella se pone en juego la conservación futura de las obras.

(Leer mas …)

Comentarios (1.966)

Categoria: Actualidad,Intervenciones,Pintura,Restauración,Técnicas de restauración,Tecnología y restauración

Restauraciones divinas. Chiquinquirá

Escrito por Iván el Martes, 5 de mayo del 2009 a las 20:44

Virgen de Chiquinquira Son bastante populares los ejemplos de pinturas realizadas por mediación divina (o las acheiropoietas), pero algo menos conocidas son las restauraciones divinas. Cierto es que algunas restauraciones que ofrecen resultados espectaculares se suelen calificar como milagrosas, pero en la historia que traemos hoy debemos de entender el calificativo de manera literal.

Tendremos que remontarnos al año 1560, cuando los frailes dominicos españoles realizaban expediciones de evangelización en  Colombia. En esa época llegó a la ciudad de Chiquinquirá, en la zona central del país, el caballero español Antonio de Santana. Allí edificará una gran casa para la administración de los colonos, los indígenas y esclavos.  Esta casa tenía una capilla  que fray Andrés Jadraque, un fraile también llegado de España, decide decorar  con un lienzo de la Virgen del Rosario, advocación promulgada por la Orden Dominica. El encargado de realizar el cuadro sería el pintor español Alonso Narváez que vivía en una ciudad cercana. 

De 1562 data el lienzo, realizado sobre una rústica tela de algodón de procedencia indígena y pintado con colores al temple empleando pigmentos naturales  de composición mineral  y extraídos del zumo de hierbas y flores de la región. Como el lienzo era casi cuadrado, el pintor completó los espacios añadiendo, a los lados de la Virgen del Rosario, las imágenes de San Antonio de Pádua (de quien Santana era devoto ) y de San Andrés Apóstol (el santo de fray Jadraque).

El cuadro fue colocado en una capilla techada de paja en la que se filtraba la lluvia. Esto, unido a la acción del aire y el sol,  hizo que pronto fuese imposible reconocer lo que había sido pintado. En 1577 la deteriorada imagen fue sustituida por otra que representaba un Cristo crucificado, y fue abandonada en el cuarto que tiempo atrás sirviera de oratorio a la familia.

Allí pasaría ocho años más hasta que  llegó a este lugar María Ramos, una piadosa sevillana que solicitó un lugar al poder retirarse para rezar.  Así encontró la capilla donde estaba el lienzo de la Virgen,  sucio y con roturas. Ella misma se encargó de adecentar el cuadro y lo colgó en la pared para rezar y pedir que se le manifestara la imagen, casi perdida del todo…

Parece ser que su fe e insistencia tuvieron resultados y el 26 de diciembre del año 1589 se obró el milagro, ese día María se encontró en la puerta de la capilla con una india llamada Isabel y su pequeño hijo Miguel, quien le señaló cómo la imagen descendía del lugar en donde había estado colgada y despedía una luminosidad cegadora. La imagen recobró prodigiosamente su color y su brillo original en una restauración instantánea, que cerró los rasguños y agujeros de la tela cubriéndolos de luz y color. Vamos una restauración divina en toda regla.

 Desde entonces la imagen es tenida por milagrosa y es la patrona de Colombia.

Comentarios (190)

Categoria: Cajón de restaurador,Pintura,Restauración

Arranque de pintura mural. Consideraciones previas

Escrito por Iván el Lunes, 10 de noviembre del 2008 a las 08:39

Arranque de pintura mural.

Muchas de las obras que hoy podemos contemplar en salas de museos y que aparentemente parecen pintadas sobre lienzos u otros soportes son en realidad pinturas murales arrancadas del muro en el que fueron creadas, son casos conocidos de sobra las Pinturas Negras de Goya del Museo del Prado o la colección de pintura románica del Museo Nacional de Arte de Cataluña.

La pintura se puede separar de su soporte mural utilizando varios sistemas, pero antes de explicar cada uno de ellos cabría realizar una serie de consideraciones previas.

La pintura mural mantiene su verdadero sentido cuando se conserva en el lugar en el que fue realizada, mantiene un diálogo con el edificio y su arquitectura. Cuando se realiza un arranque de pintura mural se está perdiendo una parte importantísima de la misma: su relación con el espacio para el que fue creada. 

El arranque y traslado de pinturas murales es una operación delicada que entraña importantes riesgos para la obra y que sólo debe de realizarse como medida extrema. La restauración ha experimentado en las últimas décadas importantes avances técnicos que pueden garantizar la conservación de un mural in situ sin necesidad de un arranque.

No obstante puede haber situaciones en las que sea necesario recurrir al arranque como el caso de pinturas murales aparecidas en excavaciones arqueológicas, edificios totalmente arruinados o aquellos que van a ser destruidos. 

Aunque el arranque es un procedimiento relativamente sencillo que no requiere de grandes medios, es frecuente encontrar ejemplos en los que los resultados son francamente malos, de ahí la mala fama que suelen tener este tipo de operaciones. A esto se suma el que sea un sistema que en múltiples ocasiones se ha utilizado para realizar robos y expolios de pinturas. 

En todo caso y llegado el momento, antes de proceder a un arranque de pintura, se debe de reunir una documentación completa y detallada de las pinturas y del edificio.

Como en casi todo lo que tiene que ver con restauración de pintura mural, los italianos fueron los primeros en desarrollar y sistematizar los procesos para realizar arranques de pintura. Existen tres modalidades que se denominan según la terminología italiana: strappo, stacco y stacco a masello. En las próximas anotaciones iremos viendo en que consiste cada una de ellas, sus ventajas e inconvenientes y cómo se realizan. Además hablaremos de los sistemas para traspasar las pinturas a su nuevo soporte, una vez arrancadas. 

Comentarios (279)

Categoria: Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

Sin (muchos) comentarios. Un grabado del siglo XVII

Escrito por Iván el Miércoles, 10 de septiembre del 2008 a las 17:35

dsc_0154.jpg

Este grabado del siglo XVII ilustra de una forma muy curiosa los diferentes elementos que pueden deteriorar un lienzo a lo largo de su existencia. Se personifican en un barbado anciano, que ha rajado el cuadro con una guadaña, mientras expulsa el abundante humo, de la pipa que fuma, a bocanadas sobre  el cuadro. Se encuentra sentado sobre una escultura mutilada y a su lado aparece una gran tinaja con barniz. Muy interesante.

El grabado se titula “Como estatuas desmoronándose en el mundo” su autor es Hogart y pertenece a la colección de D. Vicente Guerola. Lo recoge Victoria Vivancos en su recomendable libro La conservación y restauración de pintura de caballete. Pintura sobre tabla.

Comentarios (361)

Categoria: Cajón de restaurador,Restauración,Sin (muchos) comentarios

El caballero de la mano en el pecho

Escrito por Iván el Domingo, 31 de agosto del 2008 a las 16:25

Portada del plano del Museo del Prado. Verano 2008.En pocas ocasiones la restauración de una obra de arte ha generado en España tanto revuelo como sucedió con el lienzo de El Greco El caballero de la mano en el pecho.

Han pasado casi doce años desde que en diciembre de 1996 el Museo del Prado presentara el lienzo restaurado. El nuevo aspecto del cuadro tras la limpieza del fondo negro cambiaba radicalmente la imagen del misterioso y melancólico personaje y no dejó indiferente a nadie.

Las reacciones no se hicieron esperar, a favor (las más silenciosas) y en contra . El asunto fue creciendo como una bola de nieve hasta el punto de que Rafael Alonso, el restaurador tuvo que dar explicaciones y salir en defensa de una restauración.

Hace ya unos cuantos años desde que todo esto sucedió, y mi intención aquí no es reabrir un debate con difícil resolución.  Si recuerdo toda esta historia es porque cada vez que visitamos el Museo del Prado, el folleto con el plano del museo (publicado en varios idiomas y que se reedita cada seis meses, ya que los cuadros cambian con cierta frecuencia de sala) se encarga de recordarnos como era el caballero antes de su restauración, ya que es la foto que aparece en la portada.

La verdad es que no comprendo el motivo por el que la imagen de el Prado sigue siendo el oscuro y misterioso retrato y no el restaurado.  Se me ocurren tres cosas:

1. Que los encargados de hacer el folleto no se han enterado de que el cuadro se restauró.

2. Que por algún motivo creen que la foto del cuadro antes de la restauración es más atractiva que la actual.

3. Que lo hacen  para que el público compare entre el antes y el después cuando estén frente al cuado…

Comentarios (2.099)

Categoria: Cajón de restaurador,Museos,Restauración

El entelado, forración o reentelado (III)

Escrito por Iván el Jueves, 15 de mayo del 2008 a las 20:25

Mesa caliente durante la realización de un entelado con adhesivo sintético. Foto del libro “Restauración de cuadros” de Knut Nicolaus.A mediados del siglo XX con la generalización de los adhesivos sintéticos se produce un cambio que afecta a la técnica del reentelado. Aparecía una alternativa a las forraciones tradicionales de colas y ceras que presentaban varios problemas (mal envejecimiento, impregnaban las telas, podían volverse inestables con los cambios de humedad, el proceso requería del uso de humedad y calor, etc.). Hoy en día los reentelados con estos nuevos productos están muy extendidos, aunque hay quien sigue prefiriendo las técnicas y productos tradicionales.

La aparición en el mercado de nuevos adhesivos se vio acompañada por el desarrollo de diversos tejidos sintéticos, flexibles e inertes, con los que reforzar los antiguos lienzos. La poliamida, el polipropileno, el poliéster o la fibra de vidrio son una extraordinaria alternativa a los tejidos naturales: son muy resistentes ya que no se ven afectados por la humedad y tienen buen envejecimiento. En un principio el uso de estos nuevos tejidos constituía un problema a nivel estético debido a  su aspecto plasticoso y a   su   color blanco. En la actualidad es posible encontrar telas sintéticas con un color y textura similar a la del lino.

De entre la multitud de adhesivos sintéticos que se pueden emplear en una forración destacan los siguientes:

1. Las ceras sintéticas. Se trata de una evolución de las ceras-resinas, suelen estar formadas por ceras microcristalinas y parafinas. Aunque su poder adhesivo es más alto que el del sistema del que proceden, suelen dar problemas ya que la cera impregna en exceso la tela y la película pictórica, esto se traduce en una saturación y cambio de los colores de la obra.    

2. Los copolímeros acetato vinilo-etileno. Supusieron una revolución en el campo de la restauración, dentro de este grupo, el adhesivo más utilizado es la BEVA®, en cualquiera de sus múltiples variedades. Este adhesivo desarrollado por Gustav A.Berguer y utilizado desde los años 70 se creó como una alternativa a los entelados de cola y engrudo. Entre las múltiples ventajas la BEVA podemos destacar su buen envejecimiento, su reversibilidad (con calor o disolventes), la posibilidad de controlar su penetración en el tejido y su variedad de presentaciones que permite aplicarla en seco (activándola con temperatura) o en húmedo (por adhesión directa o activándola con disolventes).  Todas estas cualidades hacen que sea idóneo para realizar reentelados, aunque existen otros copolímeros como el Adam® EVA que también se han utilizado en este campo.

3. Las resinas acrílicas en dispersión acuosa. En ocasiones se utilizan espesadas con tolueno (que invierte a dispersión y aumenta la viscosidad), las más empleadas son el P.V.A. (que se desaconseja por su mal envejecimiento), el PLEXTOL® y el PLEXISOL®.

Para seguir completando esta serie de anotaciones dedicadas al reentelado, comentaremos en las próximas semanas tipos especiales de forración como la transparente o el Nap Bond, y algunos detalles sobre las herramientas que se utilizan para reentelar y su uso (mesas calientes, de succión, telares…)

Comentarios (1.968)

Categoria: Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

El entelado,reentelado o forración (I)

Escrito por Iván el Martes, 29 de abril del 2008 a las 13:40

Detalle del canto de un cuadro reentelado. Se puede ver la tela original y bajo ésta la de la forración.Cuando hace unos días escribía la anotación sobre la restauración de los cuadros del dos de Mayo de Goya  intenté buscar un enlace que explicara de manera clara qué es un reentelado, me sorprendió comprobar la poca información que existe en la red sobre una técnica tan antigua y habitual en restauración. Por este motivo me he decidido a escribir sobre el tema inaugurando así una nueva categoría sobre técnicas de restauración.

Eliminación de la tela de una antigua forración.El entelado, forración o reentelado es una técnica de restauración de pintura sobre lienzo. Se utiliza cuando la tela de un cuadro se encuentra tan degradada que ha perdido su función  de soporte, y por lo tanto hace peligrar la conservación de la pintura. Aunque el fin principal de la forración es reforzar la tela antigua también se utilizó históricamente para eliminar deformaciones, regenerar la preparación, adherir una película pictórica desprendida…

El uso y abuso de los reentelados en la restauración, es una técnica ya documentada en el siglo XVII, hace que en la actualidad sólo se recurra a ella en casos extremos. Respecto a los entelados antiguos es recomendable no eliminarlos, siempre que no afecten a la conservación del cuadro, ya que cualquier intervención en el soporte de tela es traumática para una obra.

Así pues un reentelado se hace adhiriendo una tela nueva, previamente preparada y con unas características especiales para que se adecue al cuadro, a la original.  De esta manera  dotará de consistencia a la tela degradada y envejecida por la oxidación, desgarros, pérdidas de tela, etc.

El tipo de tela, y sobre todo de adhesivo utilizado para la forración, se seleccionan teniendo en cuenta las características, la técnica y el estado de conservación de la obra. Según los materiales (tela y adhesivo) que se empleen para la forración, ésta puede ser : tradicional o también llamada “a la gacha”, o sintética.

En estos días iremos viendo estas dos técnicas, sus ventajas, desventajas y variantes.

Comentarios (144)

Categoria: Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.