Luz Rasante

Las cajas españolas

Escrito por Iván el Sábado, 12 de enero del 2013 a las 18:35

En julio de 1936 durante la Guerra Civil Española, el gobierno republicano creó la Junta de Defensa del Tesoro Artístico, un organismo encargado de velar por las obras de arte y en concreto por las del Museo del Prado para evitar que fueran destruidas durante la guerra. La Junta, dirigida por el pintor extremeño Timoteo Pérez Rubio, custodió, clasificó, documentó y salvaguardó una enorme cantidad de piezas artísticas del patrimonio español que, de no haber sido por ella, habrían desaparecido para siempre.

‘Las cajas españolas’ es un documental que reconstruye de manera dramatizada, mezclando imágenes reales de la época, cómo se salvaron las obras maestras del Prado, ya que Madrid fue, desde los primeros meses de la guerra, frente de batalla y objetivo de bombardeos que llegaron a alcanzar al propio Museo. Timoteo Pérez Rubio, junto a otros nombres ilustres de la cultura española como Manuel Gómez Moreno, Francisco Javier Sánchez Cantón, Maria Teresa León o Rafael Alberti, emprendieron la tarea de rescatar el conjunto artístico. Los cuadros fueron cuidadosamente embaladas en un total de 1.868 cajas realizadas a medida y comenzaron un viaje lleno de dificultades, (algún cuadro sufrió importantes desperfectos como vimos por aquí), hasta su llegada a Ginebra. Allí se creó un Comité Internacional para el Salvamento del Tesoro Español, y se custodiaron las cajas hasta su regreso al museo, el 9 de septiembre de 1939.

Aquí se pude ver integramente este documental realizado en 2004 por el director Alberto Porlán, del que podéis ver a continuación los primeros minutos.

[youtube WDU0rXUrIC8]

Comentarios (637)

Categoria: Museos,Restauración

Moneo y el Banco de España

Escrito por Iván el Martes, 14 de junio del 2011 a las 19:25

A la derecha la ampliación en la que se sigue la estética del edificio pero en la que se simplifican los motivos decorativos. Foto: Luz rasante

“Pasar inadvertido es más difícil que llamar la atención; y conseguirlo al lado de la plaza de Cibeles, en el centro simbólico de la capital española, parece poco menos que imposible” con esta acertada frase comenzaba Luis Fernández-Galiano en 2006 un artículo publicado en El País en el que analizaba la ampliación del edificio del Banco de España proyectada por el arquitecto Rafael Moneo.

Esta obra me sirve como excusa, para poner de relieve el desencuentro que se produce entre las restauraciones de bienes muebles (pintura, escultura, etc.) y la de inmuebles.

Mientras que los restauradores ponemos un cuidado extremo (que hunde sus raíces en la teorías de Brandi y en las posteriores Cartas del Restauro) en que nuestras intervenciones sean integradas, miméticas, reversibles e inadvertidas, los arquitectos-restauradores optaron por otra vía mucho más “moderna” haciendo que las partes añadidas se evidencien, en ocasiones más de la cuenta y llegando a eclipsar a la obra original.

Para contextualizar un poco el asunto valdría con decir que tras un periodo en el que las reconstrucciones de las partes faltantes de un edificio histórico se realizaban basándose en las teorías restauradoras y reconstructoras de Violet Le-Duc, en las que se hacía una reconstrucción de estilo recreando de manera ideal el aspecto que debía de haber tenido, se ha llegado de forma progresiva, hasta el momento actual, en el que las intervenciones restauradoras se realizan en un lenguaje y materiales contemporáneos que poco tienen que ver con la obra original y en las que muchas veces la huella del arquitecto se impone a esta.

Este proceso, y sus resultados, queda bien condensado en esta frase que he leído recientemente: “Si pastiches historicistas resultaron de aquellas experiencias anteriores, pastiches modernos podrían ser los nuevos resultados, que traerían como consecuencia la defenestración del bien cultural original ante el auge del exhibicionismo y narcisismo de algunos arquitectos modernos”

(Leer mas …)

Comentarios (229)

Categoria: Arquitectura,Restauración,Teoría de la restauración

El caballero de la mano en el pecho

Escrito por Iván el Domingo, 31 de agosto del 2008 a las 16:25

Portada del plano del Museo del Prado. Verano 2008.En pocas ocasiones la restauración de una obra de arte ha generado en España tanto revuelo como sucedió con el lienzo de El Greco El caballero de la mano en el pecho.

Han pasado casi doce años desde que en diciembre de 1996 el Museo del Prado presentara el lienzo restaurado. El nuevo aspecto del cuadro tras la limpieza del fondo negro cambiaba radicalmente la imagen del misterioso y melancólico personaje y no dejó indiferente a nadie.

Las reacciones no se hicieron esperar, a favor (las más silenciosas) y en contra . El asunto fue creciendo como una bola de nieve hasta el punto de que Rafael Alonso, el restaurador tuvo que dar explicaciones y salir en defensa de una restauración.

Hace ya unos cuantos años desde que todo esto sucedió, y mi intención aquí no es reabrir un debate con difícil resolución.  Si recuerdo toda esta historia es porque cada vez que visitamos el Museo del Prado, el folleto con el plano del museo (publicado en varios idiomas y que se reedita cada seis meses, ya que los cuadros cambian con cierta frecuencia de sala) se encarga de recordarnos como era el caballero antes de su restauración, ya que es la foto que aparece en la portada.

La verdad es que no comprendo el motivo por el que la imagen de el Prado sigue siendo el oscuro y misterioso retrato y no el restaurado.  Se me ocurren tres cosas:

1. Que los encargados de hacer el folleto no se han enterado de que el cuadro se restauró.

2. Que por algún motivo creen que la foto del cuadro antes de la restauración es más atractiva que la actual.

3. Que lo hacen  para que el público compare entre el antes y el después cuando estén frente al cuado…

Comentarios (2.099)

Categoria: Cajón de restaurador,Museos,Restauración

La Cibeles. Musa del fútbol

Escrito por Iván el Lunes, 5 de mayo del 2008 a las 22:47

La Cibeles.Con la victoria  del Real Madrid que le otorga el título de la Liga de fútbol, la diosa Cibeles se ha vuelto a convertir en la protagonista de la celebración en la que el capitán, Raúl, le ha colocado la bufanda y la bandera del equipo en una plaza abarrotada por miles de aficionados.

Nada más lejos del carácter tranquilo de esta diosa que el bullicio de la fiesta. Cibeles es la divinidad de la naturaleza, la tierra y la agricultura. Vivía en lugares apartados como bosques o montañas y sus orígenes se pierden en el Neolítico, siempre relacionados con la vida, la muerte y la resurrección.

La Cibeles protegida por sacos terreros durante la guerra. Imagen de www.contraindicaciones.netPero la representación de la diosa Cibeles es mucho más, esta fuente en principio concebida para abastecer de agua a los madrileños, se ha convertido en un símbolo de la capital. Diseñada por el arquitecto neoclásico Ventura Rodríguez y esculpida por varios autores (Francisco Gutiérrez que realizó la diosa y el carro; Roberto Michel ,escultor de los leones y Miguel Ximenez encargado de los elementos ornamentales) se instaló en 1782, enfrentada con la fuente de Neptuno, y en 1895 fue cuando se reubicó en el lugar que ocupa actualmente.

Pese a que Cibeles prefiere la tranquilidad, a lo largo de su existencia ha sufrido varios sobresaltos. En 1931 le arrancaron la mano izquierda. Posteriormente durante la Guerra Civil Española, cuando el bando republicano controlaba la capital, fue protegida y cubierta por una montaña de sacos terreros que la guardaron de los bombardeos y disparos, que ya habían causado algún desperfecto en la obra.

Pero es curioso que los mayores daños que ha sufrido el grupo escultórico no son consecuencia de la guerra sino de actos vandálicos recientes. En 1994 la celebración de los aficionados tras una victoria de la Selección Española frente a Suiza en el Mundial de Fútbol de Estados Unidos, hizo que se partiera el brazo izquierdo de Cibeles, el mismo que se volvería a partir en 2002. La primera vez el brazo  se pudo recuperar, pero en la segunda ocasión hubo que realizar una reproducción.

Desde hace algunos años cuando se celebra alguna victoria deportiva la Cibeles se rodea con un fuerte dispositivo policial y tan sólo el capitán del equipo se acerca por medio de un andamio a la diosa para ofrecerle su gesta deportiva. Cibeles que es muy callada y no dice nada, pero en el fondo agradece que tan sólo Raúl perturbe su serenidad…

Comentarios (196)

Categoria: Actualidad,Cajón de restaurador,Escultura

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.