Luz Rasante

El retablo de San Benito de Valladolid

Escrito por Iván el Miércoles, 9 de diciembre del 2009 a las 21:43

Primer cuerpo del retablo de San Benito en el nuevo montaje. Foto: El Norte de Castilla

Hace unos meses abrió de nuevo sus puertas en Valladolid, tras más de nueve años de reformas, el museo anteriormente conocido como Nacional de Escultura, y que ahora han rebautizado como Colegio de San Gregorio. El museo expone en sus nuevas salas, antiguas piezas de una belleza sobrecogedora: basta con citar la Magdalena penitente de Juan de Mena o el Santo Entierro de Juan de Juni… Pero sin duda una de las estrellas del museo es el retablo de la iglesia de San Benito de Alonso Berruguete, y su nuevo montaje museográfico. Los que conocieron el museo de escultura antes de su reforma recordarán sus viejas salas de suelos crepitantes y paredes recubiertas de terciopelo, pero llenas de encanto, allí se exponía el desmembrado retablo que  ideó y realizó el escultor castellano entre 1527 y 1532.

Según la información que podemos encontrar en la también renovada página web del museo, el retablo mayor de San Benito el Real “es la expresión de una decisión arriesgada en favor de soluciones que rompían con la tradición, con unas novedades transmutadas de los centros europeos de vanguardia, sin necesidad de intermediarios. El encargo a Alonso Berruguete, después de su regreso de Italia, lugar de peregrinación y de intercambio de artistas de todo el continente, pone en evidencia el interés de la comunidad benedictina de Valladolid por situarse en la órbita de los patrones renacentistas italianos. Las soluciones se hacen presentes en el desarrollo de la misma máquina, desde la originalidad quebrada de la planta monumental, al gigantesco remate avenerado.

Reconstrucción del retablo, con los módulos que se exponen en el actual museo. Foto: MUseo Colegio de San Gregorio

Las peculiaridades formales y estilísticas de Berruguete le confieren un carácter de especial expresión personal en la disciplina escultórica, pero también pictórica según se puede contemplar en este mismo retablo, heredera del dramatismo medieval pero sumando las pautas estéticas acuñadas por el feliz redescubrimiento del mundo clásico. Esta combinación genial de vocabulario, que ya Berruguete había experimentado en su obra temprana de la Mejorada de Olmedo, y que se puede ejemplificar en la incorporación de ninfas y amorcillos al contenido ornamental del banco, se ahonda en el concepto general del gran conjunto de San Benito.

El diseño programático de la narración propuesta se articulará con la utilización de esculturas de bulto, relieves y pinturas, imbricadas en una estructura arquitectónica de llamativa presencia en el interior de un templo de características góticas, con naves elevadas y espaciosas, que se transformaba en renacentista por la propia acción del retablo. El estudio formal y la revisión iconográfica han proporcionado, en los últimos años, nuevas pautas para una lectura en clave que tiene en Italia su punto de partida, con la reinterpretación genial de Berruguete.

Los modelos empleados, tanto en la arquitectura como en el desarrollo escultórico y ornamental, remiten a la estancia de Berruguete en contacto con el mundo italiano de la Antigüedad, en perfecta simbiosis con la aportación de los grandes maestros con quienes convivió. La planta y el alzado del retablo hace mucho tiempo que se pusieron en relación con el Belvedere bramantesco, pero los estrechos vínculos con la cultura y las fuentes del momento todavía pueden perfilarse con mayor precisión. Los recuerdos de la Domus Aurea, a la hora de proponer modelos para el desarrollo de la gigantesca venera central, forman parte del conocimiento del vocabulario del pasado con el que el maestro estuvo documentalmente familiarizado. (Leer mas …)

Comentarios (235)

Categoria: Castilla y León,Escultura,Intervenciones,Museos,Restauración,Retablos

Campaña de trabajo

Escrito por Iván el Sábado, 12 de septiembre del 2009 a las 18:38

dsc07588

Después del paréntesis veraniego retomamos la actividad de Luz rasante. Durante estos meses, en contra de lo que pudiera parecer, el blog ha estado parado pero no por que estuviéramos de vacaciones, sino por todo lo contrario, por exceso de trabajo.

Normalmente no suelo hablar por aquí de mis proyectos, pero haré una excepción para contar que el mes de julio lo pasé en La Alberca de Záncara, un pequeño pueblo de Cuenca, coordinando una de las campañas de trabajo de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid que dirigió Guillermo Fernández. En concreto la restauración de un retablo y unas pinturas murales del siglo XVIII del antiguo Convento del Carmen.

Las campañas de trabajo son un complemento a lo aprendido durante el curso que algunas escuelas ofrecen a sus alumnos, consiste en la realización de labores de restauración fuera de la Escuela, para el tratamiento “in situ” de bienes culturales que difícilmente podrían ser abordados en los talleres del centro; así se convierten en un complemento de formación en algunos campos como la pintura mural o los retablos, que de lo contrario se tratarían de una forma parcial.

Además de todo esto las campañas son el primer contacto de los estudiantes con una forma de trabajo más cercana a la realidad: con un horario laboral, andamios, trabajo en equipo, plazos que cumplir…  La verdad es que uno recuerda con cariño las campañas en las que participó como estudiante, casi todas en Toro, y ahora me ha tocado estar del otro lado, coordinando, resolviendo dudas y sobre todo subiendo y bajando del andamio sin parar…

Ha sido un mes de trabajo intenso en el que han participado 14 alumnas de las especialidades de pintura y escultura de tercer curso y de primero, a las que desde aquí felicito por el trabajo y la ilusión que pusieron y sobre todo, y aunque alguna lo dudara, por terminar la obra a tiempo.

Comentarios (2.069)

Categoria: Cajón de restaurador,Restauración

Sin (muchos) comentarios. Juan de Mesa

Escrito por Iván el Domingo, 10 de mayo del 2009 a las 20:44

Obras de Juan de Mesa en el Museo de BBAA de Sevilla

Muchas de las obras de arte que actualmente podemos contemplar en los museos son parte de conjuntos artísticos que se han perdido casi en su totalidad o que han sido desmembrados. Las diferentes piezas que fueron hechas para formar parte de un conjunto, como un retablo, están concebidas para ser vistas desde una determinada posición y distancia. Es de sobra conocido el que las tallas que se sitúan en las zonas altas de los retablos varían sus proporciones y modifican sus posturas para ser percibidas correctamente desde el suelo. Cuando estas esculturas se observan de frente, pueden parecer desproporcionadas, deformes e incluso mal ejecutadas.

El  sistema expositivo que mostramos hoy reproduce de una forma sencilla la estructura y tamaño del retablo al que pertenecieron las tallas de Juan de Mesa , para situar a la Virgen en una hornacina y a las figuras recostadas en el ático.

La imagen pertenece al Museo de Bellas Artes de Sevilla, que podemos visitar de forma virtual aquí (el retablo está en la sala 10, junto a las obras de Zurbarán).

Comentarios (183)

Categoria: Museos,Retablos,Sin (muchos) comentarios

La singular historia del retablo de Olivares de Duero

Escrito por Iván el Miércoles, 28 de enero del 2009 a las 19:49

Retablo de Olivares de Duero. En la parte derecha del banco se aprecia el lugar que ocupaba la tabla robada. También se observan las reconstruciones volumétricas. Foto:http://flickr.com/photos/albtotxo/

La localidad vallisoletana de Olivares de Duero (situada en la fructífera ribera de este río) guarda en la  iglesia gótica de San Pelayo uno de los más interesantes y hermosos retablos del primer renacimiento castellano.

El imponente retablo Mayor data del primer tercio del siglo XVI y es fruto de la colaboración entre varios artistas: el ensamblador Pedro de Guadalupe podría ser el autor de la estructura arquitectónica y su decoración, Juan de Soreda parece ser el pintor de las 51 tablas, Alonso Berruguete el encargado de las esculturas del Calvario que remata la obra, y el resto de esculturas se suelen atribuir al círculo del escultor Felipe Vigarny.

Pese a que a lo largo de los siglos se realizaron ciertas labores de mantenimiento, el paso de tiempo hizo mella en el edificio y en el retablo, por eso en el año 1976 se decide intervenir en la cubierta del templo. Como las cosas de palacio suelen ir despacio, hasta 1981 (año en el que se detectan desprendimientos en las bóvedas) no comienzan las obras. En octubre de ese mismo año se decide desmontar el retablo, que también se encontraba seriamente dañado, y en noviembre comienzan las gestiones para su restauración.

El por entonces restaurador del Museo Nacional de Escultura, Mariano Nieto, será el encargado de desmontar el conjunto renacentista durante la primavera de 1982. A medida que se desmontaba el retablo se constató que su estado de conservación era preocupante ya que la acción de los insectos xilófagos había debilitado la estructura de la madera causando la pérdida de algunos elementos (columnas y partes de las cornisas), que se habían reemplazado por vaciados de escayola en una intervención de principios del siglo XX. Además las pinturas sobre tabla también se encontraban muy deterioradas por la acción de la humedad y los insectos xilófagos.

Los tratamientos de conservación y restauración duraron unos tres años en los que se consolidó la madera, se eliminaron  los barnices oxidados, la suciedad y algunos repintes. Podemos destacar la decisión de eliminar las reconstrucciones de escayola de principios de siglo, y su sustitución por piezas de madera que se tallaron de manera simplificada (sin decoración escultórica)  y sin policromar (simplemente teñidas para integrarlas en el conjunto del retablo).

Hasta aquí, esta podría ser la historia normal de una restauración, pero en el año 1986 debido a la calidad de las piezas se decide realizar una exposición en la que se exhiban las tablas y las esculturas recién restauradas, se celebra en la Sala de exposiciones del vallisoletano Palacio de Santa Cruz. Cuando la muestra finaliza las tablas regresan a la iglesia de Olivares, en cuyo interior se almacenan a la espera de volver a ser montadas  junto con el resto del retablo, una vez que hubiera concluido la restauración de la bóveda del presbiterio.

Las tablas desmontadas y custodiadas en un edificio, que por aquel entonces no tenía medidas de seguridad, eran un blanco perfecto para los ladrones de obras de arte y en una noche de enero de 1987, al más puro estilo de las películas de Hollywood, practicaron un butrón en uno de los muros de la iglesia y se hicieron con diez tablas, la mayoría de ellas del banco del retablo (las que representan a profetas, reyes y sibilas). Tras este desaguisado el resto de las piezas regresaron al Museo Diocesano de Valladolid en donde permanecerían hasta el ensamblaje definitivo del retablo cuando las obras del ábside finalizaran…

Nueve de las diez tablas robadas fueron recuperadas por la policía en mayo de ese mismo año en Madrid, la décima tabla, que representa al Profeta Baalán sigue desaparecida hoy en día.

Por fin y tras un periodo más que largo, en 1997 finaliza la obra del ábside y en 1998 la empresa Pátina S.L. ensambla el retablo, tal y como hoy lo podemos ver : con una tabla menos, de momento…

Casi toda la información de esta anotación está tomada de la web sobre Olivares de Duero de Jorge Martín que os recomiendo visitar.

Comentarios (206)

Categoria: Castilla y León,Restauración

El retablo. Terminología básica ilustrada

Escrito por Iván el Lunes, 5 de enero del 2009 a las 16:13

El retablo. Terminología básica ilustrada

Hace unos años encontrar información en Internet sobre restauración y conservación era una tarea ardua y, si se conseguía llegar a buen puerto, con resultados de dudosa fiabilidad. Afortunadamente esto va cambiando poco a poco y hoy es posible encontrar páginas Web sobre restauración de muy buena calidad.

Para intentar recopilar las mejores, abrimos hoy esta sección con  El retablo. Terminología básica ilustrada. Esta página es resultado de la colaboración entre el Instituto de Restauración Getty y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Tiene un diseño muy atractivo y está repleta de información y fotografías muy interesantes, de entre sus muchas opciones destaca el apartado dedicado a la búsqueda de términos relacionados con los retablos y sus sistemas constructivos.

Merece la pena pasar un rato navegando por sus múltiples opciones. 

Comentarios (212)

Categoria: Internet y restauración,Materiales,Restauración,Retablos,Técnicas artísticas

Sin (muchos) comentarios. Cementerio de elefantes

Escrito por Iván el Martes, 27 de mayo del 2008 a las 19:53

Cementerio de retablos. Foto: Diana Álvarez

El cementerio de elefantes era un lugar mítico situado en un punto indeterminado de África en el que se creía que iban a morir estos grandes animales. Existen también cementerios de retablos, allí llevan a los que han sido desmontados o han tenido que abandonar su iglesia por algún triste motivo y esperan días mejores.

Comentarios (186)

Categoria: Cajón de restaurador,Sin (muchos) comentarios

El coro de la Iglesia de San Nicolás de Bari

Escrito por Iván el Domingo, 11 de mayo del 2008 a las 23:22

Estado inicial del coro, en el que se mezclan elementos de diversas épocas y procedencias. Foto tomada de la revista Patrimonio.El viernes comentábamos aquí el premio obtenido por la Fundación de Patrimonio de Castilla y León por la restauración del coro de la iglesia de San Nicolás de Bari en Madrigal de las Altas Torres (Ávila).

La singularidad de esta intervención radica en que el conjunto del coro, como si del monstruo de Frankenstein se tratase, estaba integrado por piezas que procedían de otras obras que se habían unido en el siglo XVIII para formar un conjunto que parecía unitario.

En 1999, la Junta de Castilla y León realizó una primera Aspecto del coro gótico y el artesonado renacentista una vez restaurados. Foto tomada de www.diariodeavila.comintervención en la que se pudo comprobar que, además de la sillería principal, gótica con veintidós estalos o asientos, se encontraron, incorporados en el conjunto del coro, restos de una sillería barroca (dos estalos), de una techumbre mudéjar, de un artesonado renacentista y lo más sorprendente: todos estos elementos se habían montado sobre un entarimado de tablas pintadas que procedías de un retablo de finales del siglo XV  de estilo hispanoflamenco. Además se identificaron elementos de la estructura del retablo como pilastras, cresterías o doseletes.

Tras el estudio de las tablas, con la película pictórica muy perdida ya que estaba hacia arriba y se pisaba sobre ella, se llegó a la conclusión de que pertenecían al antiguo retablo Mayor de la iglesia desmontado en 1735, cuando se sustituyó por el actual, de estilo barroco.

Unos años más tarde retomó la intervención la Fundación de Patrimonio de Castilla y León, los trabajos se realizaron en tres fases: estudio histórico-artístico de cada elemento, tratamientos de restauración de todos los bienes que formaban el concurso y realización de un proyecto museológico para la exposición de las obras.

Reconstrucción del retablo con las tablas encontradas en el coro. Foto tomada de www.europanostra.orgEl principal problema de esta intervención era el de dar a cada elemento la relevancia que le correspondía por su valor artístico e histórico. Finalmente se intentó situar cada elemento en el lugar que debería de ocupar, reconstruyendo los elementos faltantes.

Se restauró y montó la sillería gótica cubierta por el artesonado renacentista. El retablo se recreó, ya que se conservaban suficientes piezas como para sugerir una hipótesis sobre su aspecto original. Se montó, como un mueble exento sobre una nueva estructura portante de madera, en la nave del Evangelio, con las tablas originales, que conservan algunos restos de pintura, y otras nuevas fabricadas exactamente igual. En su parte trasera se colocó una escalera que permite apreciar el retablo por detrás y observar de cerca cómo está construido.

Los restauradores también han hecho una reproducción a escala del artesonado de estilo mudéjar (la parte más deteriorada ya que se había utilizado como armazón interna de la sillería), en base a unas cuantas maderas originales que han permitido determinar la configuración de este elemento.

Todo este trabajo se explica en varios paneles y maquetas que se instalaron en el interior del templo y que ponen en valor los bienes restaurados, pero también los trabajos de restauración en sí mismos.

Es difícil resumir un trabajo tan complejo como este en tan pocas líneas, para los que estéis interesados en conocer más a fondo lo que allí se hizo podéis verlo en la revista Patrimonio que edita la Fundación de Patrimonio de Castilla y León. 

Comentarios (258)

Categoria: Castilla y León,Intervenciones,Restauración

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.