Luz Rasante

La intención no es lo que cuenta

Escrito por Iván el Sábado, 1 de septiembre del 2012 a las 17:52

Tras el parón veraniego Luz rasante está de vuelta, ha sido un verano muy movido, en lo que se refiere a noticias relacionadas con la cultura y el arte.

Comenzamos las vacaciones, con el descubrimiento de un supuesto claustro románico en una finca privada de Palamós a principios del mes de junio, al que siguió toda una novelesca historia en la que el claustro, según avanzaban los días, pasó de ser “original y de máxima importancia” a “un plagio del siglo XX”. Una de las razones que apuntaban los defensores de su origen medieval estaba en relación con su grado de erosión y deterioro, propio de una obra que ha sufrido el paso de los siglos, pero pronto aparecieron unas fotografías de los años 50 en las que el claustro aparece extrañamente bien conservado, parece que sus alteraciones son fruto del efecto continuo del riego y la erosión sufrida en la finca de Palamós. Finalmente el asunto quedó temporalmente zanjado con el veredicto de los técnicos de la Generalitat de Cataluña: “se trata de un conjunto con indudable ingrediente románico que dio pie a una posterior recreación historicista a principios del siglo XX”. Aunque parece que todavía la historia no ha terminado, ya que en este mes de septiembre verá la luz un libro de María José Martínez Ruiz y José Miguel Merino de Castro en el que defienden la teoría de que el claustro es una obra del siglo XX…

A mitad del verano tuvimos la buena noticia de la recuperación del Codex Calixtino, parece ser que un electricista de la Catedral tenía el libro en su poder, además de una considerable cantidad de dinero procedente de la Catedral de Santiago. El Códice regresó a la Catedral  y se realizó una exposición para mostrarlo temporalmente.

Y para terminar el verano la más esperpéntica de las noticias, la del Ecce Homo del pintor Elías García Martínez, un artista del siglo XIX natural de Requena, que ante su mal estado de conservación fue repintado de una manera bastante desafortunada (por decirlo de una manera suave) por una anciana vecina de Borja, la ya famosa Cecilia. Al margen de lo inclasificable del hecho, algo que rápidamente condenó la Asociación de Conservadores y Restauradores de España, esta noticia en apariencia local y un tanto anecdótica comenzó a circular como la pólvora por las redes sociales y los medios de comunicación  y dio literalmente la vuelta al mundo. Como restaurador no tengo mucho más que añadir a cerca de la historia, pero os recomiendo el artículo de Vicente Verdú, Eccehomo: el efecto Birria en el que afirma que “en definitiva, todo depende de la misma arbitrariedad de un mundo sin orden moral o cultural y de su consecuente capacidad para convertir sin mesura un particular desajuste en general epidemia”.

Por cierto no deja de ser curioso como se critica la chapuza del Ecce homo de Borja mientras parece que otras “restauraciones” de igual nivel, como las de estas mellizas de 17 años, se aplauden y celebran… en restauración la intención no es lo que cuenta.  

Comentarios (648)

Categoria: Actualidad,Cajón de restaurador,Restauración

Las pinturas murales de los Remedios

Escrito por Iván el Jueves, 11 de noviembre del 2010 a las 21:20

Durante estos días se está celebrando en Valladolid la séptima edición de AR&PA, la bienal dedicada a la Restauración y Gestión del patrimonio. Como es habitual se celebra una Feria y un Congreso internacional, que gira en torno al actual tema de la “Economía del patrimonio cultural”.

En este marco se ha presentado la página web www.muralesdelosremedios.com, se trata de una página a través de la cual se puede conocer la restauración de unas pinturas murales, que realizamos en la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios de Zamora para el Plan de Intervención Zamora Románica. Se trata de una página sencilla y de intención divulgativa a través de la cual explicamos la técnica con la qué se pintaron los murales, los pigmentos que se emplearon, un diario del proceso de restauración (con formato de blog) y una galería fotográfica, entre otros contenidos.

Como pasa en Luz rasante, el encargado de que la cosa funcione y sea técnicamente posible, es del webmaster, mi amigo Daniel Primo, al que agradezco desde aquí su profesionalidad y paciencia.

Solo me queda invitaros a que os paséis por la página y espero que os guste…

Comentarios (1.944)

Categoria: Actualidad,Castilla y León,Internet y restauración,Intervenciones,Pintura,Restauración,Técnicas de restauración

Las pinturas de San Baudelio (I). El expolio

Escrito por Iván el Domingo, 8 de junio del 2008 a las 15:33

Nervios de la columna central en la que se observan los fragmentos que no se arrancaron en 1926.

En las cercanías de la localidad soriana de Berlanga de Duero se encuentra la ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, enclavada en el duro territorio fronterizo de la extremadura soriana, presenta un exterior sencillo y austero (como el paisaje de la zona) que para nada anuncia su interior, rico y único. Su construcción data de finales del siglo XI,  aunque se se sitúa sobre una cueva eremítica, en las cercanías de un manantial, relacionada con el culto a San Baudelio: mártir de Nimes, en el siglo IV. 

Dos son los elementos que hacen que San Baudelio sea un lugar excepcional. Por un lado su original y compleja arquitectura,  resultado de la unión de elementos de orientales y occidentales, y que genera elementos tan singulares como la columna central en forma de palmera o la parte baja del coro que recuerda las formas de una mezquita. Esta estructura arquitectónica se ve enriquecida por uno de los conjuntos murales románicos más importantes de la Península, cuya historia recordaremos para llegar a comprender el aspecto que tiene esta ermita en la actualidad.

Exterior de la ermita de San Baudelio de Berlanga.San Baudelio tenía sus paramentos interiores totalmente decorados con escenas del Nuevo Testamento, representaciones de animales (elefantes, dromedarios, osos) y cacerías, motivos decorativos geométricos y otros que representan telas. La pintura es posterior al edificio, se suelen fechar como del final del siglo XII o principios del XIII, y es obra de por lo menos tres autores (o talleres) diferentes: el llamado Maestro de Maderuelo (al que pertenecerían los temas decorativos de arcos, bóvedas y las escenas bíblicas), el Maestro de Berlanga (autor de las escenas de caza y los animales exóticos) y un tercer maestro que realizó las pinturas del interior del coro.

Estas pinturas pasaron desapercibidas durante siglos con algunas zonas ocultas bajo enjalbegados de cal lo que hizo que el estado de conservación del conjunto mural fuese bueno. En 1919 el eminente historiador Manuel Gómez- Moreno publica el libro “Iglesias Mozárabes” y saca a la luz el conjunto de pinturas que hasta entonces había pasado desapercibido (aunque el edificio estaba declarado Monumento Nacional desde 1917). Esta publicación no debió de llamar la atención de las autoridades de la época, pero si de los coleccionistas y marchantes que se fijaron rápidamente en las pinturas. 

Izquierda: Huella dejada por la pintura del dromedario en la ermita tras el arranque. Derecha:La pintura conservada en el Museo de los Claustrod de Nueva York.En esos años los propietarios de la ermita eran los vecinos de Casillas de Berlanga (que la poseían dividida, fruto de sucesivas herencias); en 1922 el anticuario de origen judío León Leví (“perfil de maravedí” dice Gerardo Diego en un poema dedicado a la ermita) consigue hacerse con las pinturas por 60.000 pesetas. La repercusión de esta operación es grande y el Estado decide prohibir la venta de los murales. Vendedores y compradores recurrieron a los tribunales y en 1925  obtienen una sentencia a favor fallada por el Tribunal Supremo (el vacío legal de la época permitió que esto fuera posible, pero a partir de ese momento surgieron leyes de protección del patrimonio histórico).

Huella de la pintura de “la cacería” en el muro de la ermita tras el arranque.En 1926, tras la eliminación de las capas de cal que ocultaban parte de las pinturas, expertos italianos  llegan a San Baudelio para arrancar las pinturas murales. El edificio quedó desnudo y tan solo se salvaron las partes de difícil acceso (bóvedas y nervios). El proceso de extracción de las pinturas se hizo siguiendo la técnica italiana del strappo, con este sistema se extrae tan sólo la capa de pintura más superficial por lo que deja en el muro, tras el arranque, parte del dibujo, pero de forma desvaída.

La escena de “la cacería” conservada en el Museo del Prado. Foto:www.museodelprado.esEn el año siguiente las pinturas fragmentadas en escenas, salen de España hacia Londres, allí tras ser montadas sobre lienzo, parten camino de Estados Unidos  donde son comprados por el coleccionista y marchante Gabriel Dereppe de Nueva York que a su vez las vende a varios museos: al Museo de Arte de Indianápolis va a parar la “entrada de Jesús en Jerusalén”, al Museo de Cincinati el “halconero” y al Museo Metropolitano de Nueva York varias escenas de caza y animales.

Pero el periplo no acaba aquí, en 1957 algunas de las pinturas se encuentran en el Museo Metropolitano de Nueva York,  que propone cambiarlas por el ábside románico de la Iglesia de Fuentidueña en Segovia para incorporarlo a una de sus sedes, el Museo de Los Claustros . El Estado español aceptó de inmediato este “depósito indefinido” y estas pinturas son las que se exponen actualmente el Museo del Prado (en una sala en el sótano que pasa bastante desapercibida para la mayoría de visitantes).

Mientras tanto en la ermita, despojada de su epidermis pictórica, los problemas de conservación eran cada vez más importantes…

Comentarios (1.954)

Categoria: Castilla y León,Pintura,Restauración

El Crucificado románico de Palacios de Benaver

Escrito por Iván el Miércoles, 16 de abril del 2008 a las 18:43

Cristo Crucificado.Tras la restauración.Cristo Crucificado.Antes de la restauraciónLas monjas benedictinas del convento de San Salvador, en la localidad burgalesa de Palacios de Benaver, custodian desde hace más de 900 años una talla de estilo románico, fechado en la primera mitad del siglo XII,  que representa un Cristo Crucificado de tamaño natural. El origen de este Cristo está envuelto en un mundo de leyendas, su origen se relaciona con Fernán González y con los primeros condes de Castilla.

La imagen de esta talla se fue modificando por sucesivas policromías a lo largo de los años para acomodarla a los cambios estéticos y de concepción religiosa. En una intervención reciente promovida por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, el Crucificado ha recuperado su esencia románica oculta tras las sucesivas capas de pintura.

Se trata de un Cristo en la cruz, aún vivo y sin manifestar el sufrimiento de su martirio,  con los pies apoyados en un suppedaneum (pieza en la que descansan los pies del crucificado) y con una anatomía muy simétrica y esquemática.

Cabeza del Cristo. Durante la apertura de catas y estado final.El principal problema a la hora de restaurar esta interesante pieza era la de intentar recuperar la autenticidad de su imagen, es decir buscar una coherencia estilística entre la talla, la cruz y las sucesivas policromías.

Tras las primeras catas se identificaron cinco capas de repolicromía en las carnaciones, tres en el paño de castidad o perizonium y otras cinco en la cruz. En el rostro cada nueva policromía variaba la posición de los ojos, su tamaño, color del iris… con lo que se modificaba a la vez la expresión de la cara.

Tras un estudio y valoración de estas capas añadidas y su estado de conservación se optó por eliminarlas (a punta de bisturí) hasta llegar a la primera policromía románica, que presentaba un estado de conservación excepcional. Ésto implicó la desaparición de capas muy antiguas, con valor por sí mismas. Por eso esta decisión se tomó tras un periodo de reflexión y estudio a partir de los datos obtenidos en las fases de análisis y documentación. 

Al eliminar las repolicromías se pudieron detectar elementos modificados en la talla como la recolocación de los brazos respecto al torso, el relleno de heridas y llagas del torso, el retallado del flequillo o injertos de madera en pies y manos.

Otro interesante hallazgo durante la restauración fue la aparición de una representación Detalle del Agnus Dei, en los extremos se puede apreciar la reintegración cromática abase de puntos.del Agnus Dei en la cruz. Ésta había sufrido diversas modificaciones para permitir su uso continuado, se había reducido el tamaño de los brazos porque la madera presentaba un ataque de insectos xilófagos. En el siglo XVIII la cruz se recorta aún más para incorporar el Crucificado a un retablo.

Tras la aparición de estos datos se planteó la posibilidad de reconstruir el volumen de la cruz para recuperar la plástica netamente románica de la imagen en la que participa plenamente la cruz, recuperando así sus proporciones. Se reconstruyó lo faltante con la misma madera de que está hecha la cruz (haya) y se reintegró cromáticamente esta zona añadida con una técnica diferenciable (un punteado).

Esta intervención realizada por la empresa C.B. Restauración, S.L y dirigida por Gloria Martínez refleja como un trabajo metódico, basado en la observación y el análisis de la pieza, puede llegar a recuperar la esencia histórica y estética de una obra medieval.

Visto en el número 32 de la revista Patrimonio.

Comentarios (2.045)

Categoria: Castilla y León,Escultura,Intervenciones,Restauración

¿Qué es luz rasante?

La luz rasante es un sencillo método de examen para el análisis de las obras de arte. Es tan simple como situar un foco de luz de manera que ilumine la obra desde un ángulo lateral casi en paralelo con su superficie. Gracias a la luz rasante es posible apreciar detalles de la pieza que a simple vista pasaban desapercibidos. Algo parecido es lo que propone este blog. Poner de relieve y analizar de una forma sencilla temas relacionados con el arte el patrimonio, su conservación y su restauración.